Etiquetas

• (Csi116) – Mar de colores.

Siempre que tengo tiempo libre, paso unos días en la vieja casa de campo; junto a un caudaloso río y un bosque frondoso, ha pertenecido a mi familia desde tiempo inmemorial. Un año, al irme y regresar a casa, debí dejarme abierta la ventana del desván. El caso es que, al verano siguiente, subí a mi habitación y, asombrado, observé un millar de hermosas mariposas revoloteando por el cuarto: habían hecho su hogar en un rincón de la habitación. En un primer momento, pensé en echarlas a todas fuera, pero lo pensé mejor y no lo hice. Desde entonces la habitación es mi santuario particular. La he llenado de flores, y cuando estoy cansado o preocupado por algo, subo a ella, me echo en la cama y contemplo a las mariposas volar por encima de mí; es como si un mar de colores fluyera sin fin.

©Luis Jesús Goróstegui Ubierna
@ObservaParaiso
#CuentosSinImportancia

________________________________________

Anuncios