Etiquetas

• (Csi106) – Diferentes a nosotros.

Eran diferentes a nosotros: Tenían cuatro brazos, y aunque sus manos también eran prensiles, no eran ni remotamente parecidas a las nuestras, no sé, sólo se me ocurre decir que se parecían como un huevo a una castaña. También eran bípedos, pero sus piernas eran…, tampoco lo sé…, eran mejores que las nuestras, sí, mejores. Eran altos, no mucho más que nosotros, pero altos, y, sin embargo, mucho más ágiles. Llevaban el cabello largo, de color negro…, no, no era negro…, era oscuro, muy oscuro, pero no negro, como el de una noche del espacio profundo, creo. Llamaban la atención sus ojos, los cuatro, totalmente azules, todo el globo ocular, no sólo el iris como nosotros, todo azul, un azul… increíble; como su piel, suave, de un multicolor como el de una nebulosa espacial, elegante, distinta. Llegaron a la Tierra el 21 de agosto del 2165 porque, según nos dijeron, ya estábamos preparados para el primer contacto: un mes antes habíamos realizado el primer viaje espacial tripulado metalumínico; el primer viaje exploratorio más allá del cinturón de estrellas Ghand, allá, muy lejos, fuera de nuestro sistema Solar. Llegaron sin avisar; nuestros satélites no los detectaron; llegaron en una nave grande, muy grande. Ese día comprendimos que no estábamos solos, lo cual fue un shock para nosotros, y, sin embargo, fue el primer día del resto de nuestra nueva vida, porque, a partir de entonces, fuimos… no sé cómo explicarlo…, fuimos… mejores personas, eso, mejores personas. Y lo curioso es que siendo tan diferentes, tan completamente diferentes a nosotros… ¡éramos tan parecidos!

©Luis Jesús Goróstegui Ubierna
@ObservaParaiso
#CuentosSinImportancia

________________________________________

Anuncios