Etiquetas

• (Csi92) – Cuando escribo (5): Incendiar el alma.

Cuando escribo quisiera que mis palabras tocaran con fuego el corazón; quisiera hacerlo transportando al lector a otro mundo, creando un argumento emocionante, con unos personajes de carne y hueso, por los que circule sangre y alma; amor y vehemencia. Quisiera saber utilizar palabras que formasen un río de emociones, en un entorno argumental de experiencias inolvidables. Quisiera, en definitiva, saber expresar lo que mi mente siente, lo que mi corazón razona; traducir en palabras, en signo de puntuación, el edificio donde mi alma de escritor habita. Un edificio que, a veces, se disfraza en relato de fantasía, otras en ciencia ficción, quizás en poema ocasional o en relato realista, pero siempre en palabras sentidas y verdaderas. Palabras, no obstante, que, escritas en papel, siento incompletas, que quisiera que fueran un volcán en erupción, pero se quedan en cerilla encendida; a veces, en el mejor de los casos, en hoguera nocturna… Aunque quizás pida demasiado, al fin y al cabo una hoguera nocturna puede, si se sabe azuzar correctamente, elevar sus llamas lo suficiente como para incendiar el alma. En todo caso soy feliz escribiendo y confío que quién me lea comparta esa misma felicidad.

©Luis Jesús Goróstegui Ubierna
@ObservaParaiso
#CuentosSinImportanciacuentos-sin-importancia-92-cuando-escribo-5

________________________________________

Anuncios