Etiquetas

• (Csi60) – Ellos.

El 3 de mayo del 2007 la empresa petrolera Norway-oil realizaba unas prospecciones en el sureste de Groenlandia. Durante los escáneres preliminares del terreno se detectó la existencia de un gran objeto situado a una profundidad de unos 30 metros. Tras los primeros análisis geológicos se comprobó que se trataba de una estructura de unos 350 metros de largo y de un material desconocido en la Tierra. Sin embargo lo más extraño de todo era que dicho objeto emitía una insólita radioactividad. Al parecer no era, como en un principio se pensó, una roca inerte o algún tipo de meteorito; al menos ninguno de los meteoritos analizados hasta la fecha emitía un tipo de energía como la de ese sorprendente objeto. Los especialistas realizaron diversas comprobaciones técnicas, como el análisis espectrógrafico de la radiación iónica del hielo circundante al objeto, verificándose que tenía una antigüedad de unos 2500 años. Era evidente, por tanto, que el objeto llegó a la Tierra desde el espacio exterior. Ante la gravedad del descubrimiento, se contactó con la Agencia Espacial Europea, con la NASA y con la Agencia Espacial Federal Rusa. Tres días después todo estaba preparado para iniciar la exploración. El objetivo era, evidentemente, escavar e intentar entrar en la nave espacial, porque, indefectiblemente, se trataba de una nave espacial; así lo aseguraban los expertos y así lo confirmaban los escáneres de muy alta potencia realizados. El 10 de mayo, a las 10:00am, se inició la excavación con las herramientas y tecnología más avanzadas. Sin embargo, en ese preciso instante, los sensores sísmicos comenzaron a detectar fuertes temblores. Acto seguido un gran estruendo sacudió toda la base de operaciones y todo el personal técnico comprobó estupefacto cómo una espectacular nave espacial surgía desde las profundidades del terreno, ascendía lentamente y aceleraba hasta perderse en la inmensidad del espacio. Nunca se llegó a saber quién o qué la hizo despegar. Se decidió no comunicar a la prensa la existencia de la nave. Las noticias de todo el mundo solo trasmitieron el hecho de que un terremoto de magnitud 7,8 en la escala sismológica de magnitud de momento, es decir, 9 décimas de magnitud mayor que el máximo de la escala de Richter, había sacudido la zona.
¿Cómo he llegado a saber todo esto? Es preferible que no os lo diga; de todas formas no me creeríais. Solo os diré que lo que os he contado es verdad. No me creáis si no queréis, pero lo cierto es que no estamos solos en el universo y algún día, quizás al explorar otros planetas, contactaremos con ellos.

©Luis Jesús Goróstegui Ubierna
@ObservaParaiso
#CuentosSinImportanciaCuentos sin importancia 60 - Ellos

________________________________________

Anuncios