Etiquetas

, ,

(Csi42) – Sobre un dragón.

Vivo en un pueblo costero. Por la ventana de mi cuarto veo el mar. Una mañana me levanté muy temprano. Me gusta ver amanecer y a los pescadores regresar a casa tras una noche de duro faenar. Sin embargo, cuando levanté la vista y miré al cielo vi descender a un dragón. Supongo que no me creerás, pero te digo la verdad. Era un dragón espectacular. Grande. Hermoso. Prodigioso. Le vi con las alas abiertas y la pose orgullosa. Aterrizó cerca de mi ventana. Sus potentes patas, y sus alas agitándose, levantaron una polvareda que me ocultaron la visión durante unos segundos. Cuando pude volver a verle me sobresalté. El dragón avanzaba a grandes zancadas hacia mí. No hacia mi casa. No. Hacia mí. No sé cómo lo supe, pero algo me decía que venía a por mí. Cuando llegó a unos tres metros de la ventana me miró y, lo juro que fue así, me dijo con voz insondable:
– Ven. Sube.
Me quedé como hipnotizado. Abrí la ventana, salí fuera y me subí a lomos del insólito visitante. El dragón agitó con fuerza las grandes alas y, como si fuera un transbordador espacial, alzó el vuelo. Os aseguro que no hay nada más sobrecogedor que volar sobre un dragón. En ese instante pensé que si había alguna razón por la que había nacido, ahora sabía que nací para volar sobre un dragón. Supongo que estoy exagerando, pero es la única forma que se me ocurre de transmitirte lo que sentía en ese momento. Pasaron unos 10 minutos, o quizás más, pues el tiempo se me pasó demasiado rápido. Entonces el dragón inició el descenso. Aterrizó suavemente junto a la ventana de mi cuarto. Me bajé, aun en estado de shock, y el dragón volvió a ascender como una nave espacial. No he vuelto a verlo. Cada mañana me levanto y miro al cielo. Deseo saber por qué vino y de donde vino. Pero, sobre todo, deseo que vuelva.

©Luis Jesús Goróstegui Ubierna
@ObservaParaiso
#CuentosSinImportanciaCuentos sin importancia 42 - Sobre un dragón

________________________________________

Anuncios