Etiquetas

, , ,

• Cuentos sin importancia, nº35:

Los elfos del norte.

Los elfos no se han extinguido como nos habían hecho creer. Al menos no todos. Existe una comunidad élfica en las cercanías del archipiélago Svalbard. Os lo aseguro. Veréis, trabajo en un proyecto de Cartografía Oceanográfica para la Universidad Noruega de Longyearbyen. Sobrevolaba el océano Glacial Ártico, en la zona entre dicho archipiélago y la isla rusa de Northbrook, cuando la avioneta sufrió un fallo técnico y tuve que hacer un amerizaje forzoso. Por desgracia perdí el conocimiento y todo lo que recuerdo está envuelto en una densa niebla. Alguien me rescató, me curaron las heridas y me trasladaron a una isla cercana, aunque desconozco a cuál de ellas en concreto. Recuerdo olores y sensaciones, casas amplias y elegantes, suelos de madera y paredes de piedra tallada, aunque todos mis recuerdos son vagos y confusos. Lo que sí estoy seguro es que las personas que me cuidaron no eran humanas. Sí, ya sé que parece una locura, incluso una idiotez, pero les aseguro que, en algún momento de cierta semilucidez, observé que sus orejas eran puntiagudas. Su voces eran suaves y firmes y hablaban un idioma que solo puedo definir como élfico. Aun medio inconsciente me dejaron en el puerto de la cuidad noruega de Hammerfest donde me encontraron sus amables habitantes y me trasladaron al hospital. No volví a saber nada de los enigmáticos seres que me habían salvado la vida. Desde entonces mi único pensamiento es volver a explorar dichos archipiélagos para confirmar lo que, para mí, es incuestionable: que los elfos existen. Ya sé que lo que sabemos o creemos saber sobre ellos proviene de antiguos mitos y leyendas, pero también es cierto que toda leyenda transmite algo de verdad. En cuanto me dieron el alta del hospital realicé un completo informe de todo lo que recordaba y lo puse en conocimiento de las principales organizaciones científicas internacionales. Mi intención era, evidentemente, realizar una expedición para explorar detalladamente dichas regiones árticas. Sin embargo solo recibí indiferencias cuando no burlas y desprecios. Por eso busco quien me ayude a financiar la expedición. Solo tengo mi palabra para convencerles, pero sé que lo que digo es cierto. Les vi. Les oí hablar. Sé que existen. Ignoro por qué me salvaron y por qué permitieron que les viera. Pero sé que están ahí, y algún día lo demostraré. Si te interesa mi oferta, amable lector, ponte en contacto conmigo. Busco a gente intrépida, sin miedo a lo desconocido. Me temo que el sueldo no será alto pero, a cambio, te ofrezco un porcentaje de los beneficios y el honor de que la historia hable de ti como uno de los artífices del mayor descubrimiento antropológico de la historia de la humanidad.
Atentamente,
Cristián Losnedahl Robles

©Luis Jesús Goróstegui Ubierna
@ObservaParaiso
#CuentosSinImportanciaCuentos sin importancia 35 - Los elfos del norte

________________________________________

Anuncios