Etiquetas

,

• Cuentos sin importancia, nº20:

Magos de distintas nacionalidades.

1. Sentado en un bar vi a un mago de las Tierras Altas del Norte. Estaba de vacaciones. Ya sabes: bermudas, camisa de flores y cerveza.
2. Mira, allí tienes a un mago japonés ¿O es que pensabas que no existían magos japoneses? Todos sus conjuros están microprocesados.
3. El otro día me encontré a un mago escandinavo. Sí, también existen magos escandinavos. Son como los magos japoneses pero más altos.
4. Ese día conocí a un mago español; se había juntado con el mago japonés y el escandinavo y estaba preparando un jolgorio…
5. También había un mago italiano… ¿Pero qué es esto, un congreso de magos? ¡Esto se está empezando a parecer a la ONU!
6. ¿Y qué me dices del mago chino? Sí, también hay magos chinos. Son como los magos japoneses pero comunistas.
7. Al cruzar la calle me topé con un mago australiano que me dijo la siguiente estravagancia: El End’ray Saunsam alcanzará el Hihëry ¡Sálvate!
8. El más espectacular fue el mago malayo (sí, también existen) que convertía los fuegos artificiales en criaturas aladas de fuego fatuo.
9. El más extraño fue el mago francés (que sí, que sí, francés…también los hay) que me dijo: la cabra siempre tira para el monte.
10. Aunque, para místico, el mago indio (pero indio de la India) que jugaba al ajedrez con un elefante. Sí. El elefante también jugaba.
11. El mago tailandés me recordó a un sabio griego. Corría gritando: ¡Lo he visto! ¡Lo he visto! ¡Existe! Desapareció. Nunca sabremos qué vio.
12. Nunca entenderé al mago congoleño (¡pues claro que los hay!) que me dijo: Nuestro mayor milagro es seguir vivos.
13. El mago jamaicano era realmente veloz, con rastas y todo. Podría batir a Usain Bolt pero no lo hace por respeto.
14. Para flemático, el mago inglés. Ganaría los concursos de magia si no fuera porque siempre se detiene a las 5 para tomar el té.
15. Cuando conocí al mago escocés me cayó muy simpático. Era muy aficionado a las mascotas. Lástima que se le perdiera su plesiosaurio en el lago Ness.
16. Aquel martes conocí a un mago que hacía aparecer hadas del bosque…
17. También conocí a un mago moldavo. ¡Claro que existen magos en Moldavia!… ¿Cómo que no sabes dónde está Moldavia?
18. Aunque el más arriesgado era el mago ruso, (sí, ruso, como el filete), experto en hechizos revolucionarios. Como los franceses pero comunistas.
19. Aquel martes conocí a un mago que hacía aparecer hadas del bosque. ¿Recordáis que os lo dije antes? Pues ese mago era nepalí.
20. Sin embargo, el más siniestro fue el mago egipcio… De lo más raro, te lo aseguro. No hacía más que decirme que era la reencarnación de Ramsés II.

©Luis Jesús Goróstegui Ubierna
@ObservaParaiso
#CuentosSinImportancia

(Haced click en la imagen siguiente para ver más grande el texto:)

Cuentos sin importancia 20 - Magos de distintas nacionalidades

________________________________________

Anuncios