Etiquetas

,

• Cuentos sin importancia, nº4:

El pastor y la ardilla.

El joven pastor dirigió a sus ovejas hacia la colina sur ayudado por su fiel perro. Era la que tenía los mejores pastos. Mientras pastaban tranquilamente, el joven se sentó bajo un árbol frondoso y se puso a comer.
Al rato algo se movió bajo unos arbustos cercanos. Una ardilla apareció de repente. Se paró, se puso a dos patas y observó fijamente al muchacho. El joven se quedó mirando a la pequeña ardilla y la sonrió:
– Hola pequeña. – dijo el chico. – ¿qué haces por aquí?
La ardilla, con un movimiento rápido, se acercó un poco al muchacho. Su pequeña naricilla había detectado la comida del joven pastor.
– ¿Quieres un poco? – le dijo el chico mostrándole unas nueces. – ¡Ven, toma! No tengas miedo. – le ofreció.
La ardilla, sin miedo, se acercó a la mano del chico, cogió la nuez y, dando un rápido salto, se encaramó al árbol frondoso. El chico pudo ver como la ardilla ascendía por las ramas del árbol, hasta que desapareció.
– Seguro que tiene su madriguera en este árbol. – pensó el chico.
El muchacho terminó su comida, se levantó, llamó a su perro y guió a sus ovejas de regreso a casa.

@ObservaParaiso
#CuentosSinImportancia

Cuentos sin importancia 4 - El pastor y la ardilla

________________________________________

Anuncios