Etiquetas

, , ,

La Pasion de Cristo - piedadAhora que estamos cerca de Semana Santa, os propongo meditar los “Cantos de Isaías sobre el Siervo de Yahvé”.
En la Semana Santa leemos en la Eucaristía los cuatro cánticos del Siervo:
Lunes, el 1º: Isaías 42,1-9.
Martes, el 2º: Isaías 49,1-7.
Miércoles, el 3º: Isaías 50,4-11 (más abreviado, se leyó el Domingo de Ramos).
Viernes, el 4º: Isaías 52,13-53,12.

“Los Cantos de Isaías sobre el Siervo de Yahvé presentan una síntesis veterotestamentaria del Mesías, abierta a ulteriores desarrollos. Si bien están escritos muchos siglos antes de Cristo, sirven de modo sorprendente para la identificación de su figura, especialmente en cuanto a la descripción del Siervo de Yahvéh sufriente: un cuadro tan justo y fiel que se diría que está hecho teniendo delante los acontecimientos de la Pascua de Cristo.”
– Papa San JUAN PABLO II. Audiencia general del 25 de febrero de 1987.

• Canto primero del Siervo de Yahvé (Is 42,1-9):canto 1º del siervo de yahvé

• Análisis del Canto Primero:
En este poema, se presenta al siervo como un profeta, objeto de una misión y de una predestinación divina (v. 6, ver v. 4; Jr 1,5) animado por el Espíritu (v. 1) para enseñar a toda la tierra (vv. 1 y 3) con discreción y firmeza (vv. 2-4) a pesar de las oposiciones. Pero su misión rebasa la de los demás profetas, puesto que él mismo es alianza y luz (v. 6) y lleva a cabo una obra de liberación y de salvación (v. 7).
A la elección del Siervo acompaña una efusión del Espíritu, como en el caso de los jefes carismáticos de los tiempos antiguos, los Jueces (ver Jc 3,10+) y los primeros reyes, Saul (1 S 9,17, ver 10,9-10) y David (1 S 16,12-13; comparar Is 11,1-2).
– El relato del bautismo de Jesús (ver Mt 3,16-17p) asocia a la venida del Espíritu una cita que combina este v. y Sal 2,7, y los vv. 1-4 son aplicados a Jesús por Mateo (12,17-21).
– Al precisar “Jacob, mi siervo,… Israel, mi elegido”, la versión griega da fe, como la glosa de 49,3, de una tradición judía que reconocía en el siervo a la comunidad de Israel, así designada en otros textos del Segundo Isaías (ver 41,8+).

• Canto segundo del Siervo de Yahvé (Is 49,1-7):canto 2º del siervo de yahvé

• Análisis del Canto Segundo:
Este segundo canto vuelve sobre el tema de primero (42,1-9), pero insistiendo en algunos aspectos de la misión del Siervo: predestinación (vv. 1-5); misión extendida no solo a Israel a la que debe reunir (v. 5), sino en relación con las naciones para alumbrarles (v. 6); predicación nueva y contundente (v. 2), que trae luz y salvación (v. 6). Añade también la mención de un fracaso (vv. 4-7), de su confianza en sólo Dios (vv. 4-5), y de un triunfo final (v. 7). Los cantos tercero y cuarto añadirán nuevas precisiones sobre la persona y la misión del Siervo.

• Canto tercero del Siervo de Yahvé (Is 50,4-11):canto 3º del siervo de yahvé

• Análisis del Canto Tercero:
En este tercer canto, el Siervo se muestra manos como profeta que como sabio, discípulo fiel de Yahvé (vv. 4-5), encargado de enseñar a su vez a los “que temen a Dios”, es decir, a todos los judíos piadosos (v. 10), y también a los extraviados o infieles “que andan a oscuras”. Gracias a su coraje y a la ayuda divina (vv. 7-9), soportará las persecuciones (vv. 5-6), hasta que Dios le haya concedido un triunfo definitivo (vv. 9-11).
– El que habla hasta el v. 9 incluido es el Siervo.

• Canto cuarto del Siervo de Yahvé (Is 52,13 – 53,12):canto 4º del siervo de yahvé

• Análisis del Canto Cuarto:
Este canto cuarto prosigue con el tema del sufrimiento (ver Sal 22). Las persecuciones que el Siervo padecerá con gran paciencia (53,7), son un escándalo para los espectadores (52,14-15; 53,2-3.7.9), pero en realidad son una intercesión y una expiación por los pecados (53,4.6.8.10-12).
El canto parece un diálogo: Yahvé pronuncia un oráculo (vv. 13-15), los reyes o los pueblos toman luego la palabra (53,1-10), para describir los sufrimientos del Siervo y acaso excusarse de no haber entendido el sentido; finalmente, Dios proclama una conclusión a favor de su Siervo (53,11-12).
– 53,1: Habla la comunidad y anuncia el destino del Siervo, revelación nueva y casi increíble. Pero a la sorpresa y la incomprensión primeras (vv. 3.4.6.8), les sustituirá una mejor comprensión: esos sufrimientos no tienen otro fin que la salvación de la multitud (vv. 11-12).
– 53,7: Probablemente, Juan el Bautista alude a este v., combinado con el v. 4, cuando presenta a Jesús como “cordero de Dios que quita el pecado del mundo” (Jn 1,29). Se ha observado que en arameo el mismo término “talya´” designa al cordero y al siervo. Es posible que el Precursor empleara intencionadamente este término, pero el Evangelista, al escribir en griego, tuvo que elegir.

• Fuente de los análisis: El texto de los análisis los he obtenido de las notas a los Cantos de Isaías sobre el Siervo de Yahvé, de la Biblia de Jerusalén, ed. Desclée De Brouwer, 2009.

________________________________________

Anuncios