Etiquetas

, ,

Stefan Wyszynski-foto_1Hoy me interesa fijarme en la figura del Cardenal Stefan Wyszyński, Primado de Polonia. Para ello he compuesto este post, en él que haré un recorrido por su cronología, fijándome de manera especial en dos escritos suyos:

1.- El “Acto de sometimiento a la Madre de Dios”, en el que pone su destino en sus manos, escrito el 8 de diciembre de 1953, durante el cautiverio a que fue objeto por parte del Gobierno Comunista Polaco, entre el 25 de septiembre de 1953 y el 28 de octubre de 1956.
2.- El “Juramento de Jasna Góra”, lo redactó el 16 de mayo de 1956 estando aun prisionero, que forma parte del programa de preparación moral a la celebración del milenario del bautismo de Polonia, celebrado ese año.

Espero que os guste:

• Stefan Wyszyński (Zuzela, 3 de agosto de 1901 – Varsovia, 28 de mayo de 1981):Stefan Wyszynski-foto_2

• Cronología de Stefan Wyszynski:

1901:
El 3 de agosto, en Zuzela, un pueblo del este de Polonia, nacimiento de Stefan Wyszynski, segundo hijo de Stanislaw, organista, y de Julianna.Stefan Wyszynski-foto_3 - 1906

• Stefan Wyszynski, 5 años, con su madre Julianna:Stefan Wyszynski-foto_4-5 años y su madre

• Stefan Wyszynski, 7 años, con su padre Stanislaw:Stefan Wyszynski-foto_5-7 años y su padre

1910-1911:
La madre del futuro primado de Plonia muere a la edad de 33 años. Stanislaw, padre de 5 hijos, contrae segundas nupcias. Stefan Wyszynski cursa estudios en el seminario menor de Wloclawek.

• Stefan Wyszynski, con 11 años. Antes de ir a la escuela Wojciech Gorski en Varsovia. Las cejas se las pintó él mismo.Stefan Wyszynski-foto_6-11 años

1924:
Ordenado sacerdote el 3 de agosto de 1924, celebra la primera misa en la Capilla de la Virgen María, en Jasna Góra.
Vicario de la catedral de Wloclawek y redactor de Slowo kujawskie (La Voz de Kujawy).

1925-1929:
Terminados los estudios de economía social y de derecho canónico en la Universidad católica de Lublin, S. Wyszynski defiende su tesis doctoral sobre “Los derechos de la familia, de la Iglesia y del Estado en la escuela”.Stefan Wyszynski-foto_7Stefan Wyszynski-foto_8

1931-1939:
El padre Wyszynski, vicario de Przedrsecze Kujawskie y profesor del seminario mayor de wloclawek, despliega una gran actividad de carácter social. En particular trabaja con los sindicatos católicos de Wloclawek, dirige la Universidad obrera cristiana y organiza a Union de la juventud obrera cristiana. Sus publicaciones se ocupan de problemas sociocristianos. Desde 1937, Stefan forma parte del Consejo social cerca del primado de Polonia.

1939-1945:
Como tantos polacos al comienzo de la guerra, Stefan emprende el éxodo hacia el Este. Vuelve a wloclawek, pero en segida ha de abandonar la ciudad, escapando de la Gestapo.
Es capellán del Instituto infantil de ciegos de Laski (a las afueras de Varsovia) y toma parte de la resistencia demogrática (ejército del interior). Durante la insurrección de Varsovia (agosto-octubre 1944), el padre Wyszynski fue capellán del cuartel Zoliborz y del hospital de los insurgentes instalado en Laski.

1945-1946:
Sterfan Wyszynski reorganiza el seminario en Wloclawek, del que es nombrado rector.

1946:
El 4 de marzo, Stefan Wyszynski es nombrado por el Papa Pío XII obispo de Lublín.

1948:
El 2 de noviembre (tras la muerte del cardenal August Hlond), monseñor Wyszynski es nombrado metropilitano de Varsovia y Gniezno, primado de Polonia.

1952:
El 27 de noviembre, monseñor Wyszynski es elevado al cardenalato. Las autoridades le prihiben acudir a Roma.

1949-1953:
Por iniciativa del primado, el Episcopado trata sistemáticamente de lograr un modus vivendi con el régimen. Los acuerdos no impiden a las autoridades entorpecer la acción de la Iglesia y luchar contra la religión (detención de eclesiásticos, clausura de seminarios, trabas a la jurisdicción episcopal, etc.). El episcopado redobla sus protestas contra la violación de los acuerdos. El primado, que sigue manteniendo conversaciones oficiales con los miembros del régime, defiende valerosamente los derechos de la Iglesia y del pueblo (libertad de trabajo, libertad de religión, libertad de prensa, etc.).

1953-1956:
El 25 de septiembre, detención en plena noche del cardenal Wyszynski, primado de polonia, metropolitano de Varsovia y Gniezno. Monseñor Wyszynski es trasladado inmediatamente, en coche a Rywald, su primer lugar de detención.
El 2 de octubre, le trasladan a Stoczek, de Rywald Warminski, su segunda prisión.
El 8 de diciembre, el primado hace acto de sometimiento a la Madre de Dios y pone su destino en sus manos; en este acto acepta todos los designios de Dios que se refieran a él.

• En el libro que el Cardenal Wyszynski escribió posteriormente sobre lo sucedido durante su cautiverio, podemos leer, en la entrada correspondiente a este día, lo siguiente:

Martes 8 de diciembre de 1953:

Hace tres semanas que me preparo para este día.
Siguiendo las instrucciones del Beato Luis-María Grignion de Montfort (La prière parfaite à Sainte Marie), me entrego a Cristo, por mediación de mi mejor Madre, como esclavo. Veo la gracia del día en que el Señor me haya concedido tiempo suficiente para llevar a cabo esta ardiente obra. He decidido consagrar a la sagrada Maternidad la primera parroquia que haya de erigir.

ACTO DE SUMISIÓN A SANTA MARÍA.
(Redactado en Stoczek)

“Yo, María, Madre de Dios, te elijo por patrona, guía, protectora y madre.
Es mi firme resolución no abandonarte jamás, ni nunca decir ni hacer nada qe te sea contrario. Nunca dejaré que nadie atente a tu gloria.
Tómame, te suplico, como hijo y siervo tuyo. Ayúdame en cuerpo y alma y dame fuerzas en el ejercicio de mis funciones eclasiástiacs para bien del prójimo.
Yo, Maria, a ti me entrego, soy tu esclavo y te consagro mi cuerpo, mi alma, mis bienes exteriores e interiores, el valor de mis obras pasadas y futuras, dejándote en total libertad de disponer de cuanto me pretenece según tu voluntad, para mayor gloria de Dios todopoderoso en el tiempo y en la eternidad.
Quisiera, a través de ti, junto a ti, en ti, y para ti, hacerme esclavo de tu Hijo; entrégame tú a él, así como yo me entrego a ti.
Ofrezco todos mis esfuerzos futuros, por medio de tus manos purísimas, dadoras de gracia, para gloria de la Santísima Trinidad. Soli Deo.
Y no me abandones en mi trabajo diario, ¡Oh María de Jasna Góra!; sino, muéstrame, en la hora de mi muerte, tu semblante inmaculado. Amén.

Stoczek, 8 de diciembre de 1953”

El 2 de julio de 1954, sintiéndose responsable del futuro de la Iglesia en Polonia, el primado eleva un memorándum al Gobierno en el que recapitula los esfuerzos del episcopado para llegar a los acuerdos en el régimen.
El 6 de octubre es conducido en avión a su tercer lugar de detención, Prudnik de lilesia. De nuevo se dirige al gobierno, también con motivo de la enfermedad de su padre. Como sus cartas no obtienen respuesta, el cardenal decide no volver nunca más a escribir a las autoridades.
El 7 de agosto, el primado rechaza la propuesta oficial de vivir en un convento a cambio de renunciar a sus funciones eclesiásticas.
El 27 de octubre, el Gobierno transfiere al primado a su cuarto lugar de detención, a Komancza. Esto supone la mejora de sus condiciones de vida y la disminución de su aislamiento.
El 16 de mayo de 1956, el primado redacta los “Juramentos de Jasna Góra”, que forman parte del programa de preparación moral de la nación a la celebración del milenario del bautismo de Polonia.

• El origen del Juramento de Jasna Góra:

Este texto fue escrito por el cardenal Stefan Wyszynski en 1956. Ese año se celebró una ceremonia en el santuario mariano de Jasna Góra, en la ciudad de Czestochowa. Promovido en gran medida por el Episcopado polaco, se convirtió en uno de los pilares de las peregrinaciones organizadas y sigue siendo popular hoy en día. Czestochowa fue el sitio de una famosa batalla en 1655, cuando el ejército invasor sueco (protestante) sitió el monasterio de Jasna Góra, pero fue rechazado (eso dice la historia) por la intervención de la Virgen María. En 1656 el rey Juan Casimiro de Polonia se comprometió a su país en fidelidad a María en agradecimiento por su ayuda, puesta en escena con una elaborada ceremonia en la que fue coronada como “Reina de Polonia.” Trescientos años más tarde el Primado Stefan Wyszynski celebra el aniversario de la coronación con esta actualización del “Juramento de Jasna Góra”, y en los siguientes años este texto se convirtió en un elemento clave de la práctica devocional católica en Polonia. Aunque fundido en la forma de una oración, el contenido político de este texto es evidente. Este texto también trata de aclarar las metas y ambiciones específicas de la Iglesia Católica polaca: Un compromiso con la justicia social, la paz y la equidad como una agenda cultural que condena el divorcio, el aborto y la “promiscuidad”. Esto ayuda a arrojar luz sobre lo que exactamente dividió a católicos y comunistas: no tanto la política social de un Estado intervencionista, sino más bien el fracaso de ese estado para defender lo que el Cardenal Wyszynski considera los valores católicos tradicionales.

• El Juramento de Jasna Góra:

“¡Oh Gran Madre de Dios y el hombre! ¡La Virgen que dio a luz a Dios, María, que fue elogiado por Dios! ¡La Reina del mundo y la Reina de Polonia!

Dado que han pasado tres siglos desde aquel día feliz en el que te convirtirte en la reina de Polonia, nosotros, los hijos de la nación polaca y sus hijos, de la misma línea de sangre que nuestros antepasados, de pie una vez más delante de ti, lleno de esos mismos sentimientos de amor, fidelidad, y esperanza que una vez animó a nuestros padres. Nosotros, los Obispos Polacos y el Clero Real, pueblo salvado por la Sangre salvadora de tu Hijo, vienen, Maria, de nuevo a Tu trono, oh gran Mediadora de Gracia, Madre de Misericordia y de todo consuelo. Traemos a Tus pies impecables todos los siglos de nuestra fidelidad a Dios y a la Iglesia de Cristo, los siglos de fidelidad a la noble misión de la Nación, lavados en el agua del santo Bautismo. Nos ponemos a Tus pies nosotros mismos y todo lo que tenemos: nuestras familias, iglesias, casas, campos y lugares de trabajo, arados, martillos y bolígrafos, todos nuestros esfuerzos, nuestros corazones palpitantes y nuestros estallidos de voluntad. Estamos ante Tí llenos de gratitud porque Tú has sido nuestra Virgen de Auxilio en los momentos de gloria y en los muchos momentos de desastre. Estamos ante Tí llenos de arrepentimiento, con un sentimiento de culpa por no cumplir con los compromisos y promesas de nuestros Padres. Acuérdate de nosotros, oh Amable Señora, con el ojo de Tu Misericordia, y escucha las voces valientes que se alzan hacia Tí en un coro armonioso desde las profundidades de los corazones de muchos millones de aquellos del Pueblo de Dios que han sido entregados a Tí.

¡Oh Reina de Polonia! Renovamos hoy el compromiso de nuestros antepasados a Tí como nuestra Patrona y su reconocemos Tí como la Reina de la Nación polaca. Tanto nosotros mismos y todas las tierras polacas y todas las personas que nos encomendamos a tu especial protección y defensa. Humildemente llamamos a tu ayuda y misericordia en la lucha por permanecer fieles a Dios, la Cruz y los Evangelios, la santa Iglesia y sus pastores, nuestra patria sagrada que es la vanguardia de la cristiandad dedicada a Su Corazón Inmaculado y al Corazón de Su Hijo. Recuerda, Virgen Madre, cuando en la presencia de Dios, la nación que fue dada a Tí, que quiere seguir siendo tu Reino, bajo la protección del Padre más grande de todas las naciones de la tierra. Nos comprometemos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que Polonia sea verdaderamente Tu Reino y el Reino de tu Hijo, entregado por entero a Tu regla en nuestra vida personal, familiar, nacional, y social.

Respuesta: ¡Reina de Polonia, lo juramos!

¡Oh, Madre de la Divina Gracia! Juramos proteger el don de la gracia, que es la fuente de la vida divina, en cada corazón polaco. Esperamos que cada uno de nosotros viva en la gracia santificante y sea un templo de Dios, que toda la nación viva sin pecado mortal, y que se convierta en una Casa de Dios y una puerta del cielo para las generaciones que pasen a través de las tierras polacas, bajo el liderazgo de la Iglesia Católica, a la Patria eterna.

Respuesta: ¡Reina de Polonia, lo juramos!

¡Santa Madre de Dios y Madre del Buen Consejo! Juramos ante Tí, con los ojos puestos en el pesebre de Belén, que a partir de ahora vamos todos a defender la vida por nacer. Vamos a luchar para defender a cada niño y cada soporte tan valientemente como nuestros padres lucharon por la existencia y la libertad de la Nación, pagando con su propia sangre. Estamos dispuestos a morir antes que matar a uno solo de los indefensión. Consideramos que el don de la vida es la mayor gracia del Padre de toda Vida, y como el más valioso tesoro de la Nación.

Respuesta: ¡Reina de Polonia, lo juramos!

¡Oh, Madre de Cristo y Casa de Oro! Juramos defender la permanencia del matrimonio, para proteger la dignidad de la mujer, para custodiar el hogar doméstico, para que dentro de él la vida de los polacos estaré a salvo. Nos comprometemos a fortalecer el reinado de Su Hijo Jesucristo en la familia, para proteger el honor del nombre de Dios, para implantar en los corazones y las mentes de los niños el espíritu de los Evangelios y el amor hacia Ti, para guardar las leyes de Dios y cristiana y las tradiciones nacionales. Prometemos aumentar en las jóvenes generaciones la fidelidad a Cristo, para defenderlos contra la impiedad y la depravación y rodearlos con la vigilante protección de los padres.

Respuesta: ¡Reina de Polonia, lo juramos!

¡Oh, Espejo de Justicia! Escuchando atentamente los anhelos eternos de la nación, Juramos ante Tí a caminar en la Luz de la Justicia, en Cristo nuestro Señor. Juramos trabajar duro para que en nuestra Patria todos los niños de la Nación vivan en el amor y la justicia, en armonía y en paz, para que entre nosotros no haya odio, violencia o explotación. Juramos compartir entre nosotros de buena gana las cosechas de la tierra y los frutos del trabajo, que bajo el techo común de nuestra casa no haya hambre, ni falta de vivienda, ni llanto.

Respuesta: ¡Reina de Polonia, lo juramos!

¡Oh, Victoriosa Señora de Jasna Góra! Prometemos luchar bajo su bandera una lucha más santo y más difícil con nuestros defectos nacionales. Prometemos declarar la guerra a la pereza y la imprudencia, el despilfarro, la embriaguez y la promiscuidad. Prometemos alcanzar las virtudes de la fidelidad y esmero, trabajo duro y la frugalidad, la abnegación y el respeto mutuo, el amor y la justicia social.

Respuesta: Reina de Polonia, lo juramos!

¡Oh, Reina de Polonia! Renovamos del Juramento de nuestros padres y la promesa de que con diligencia vamos a fortalecer y difundir en nuestros corazones y en las Tierras Polacas tu honor y la adoración a Ti, Madre de Dios, que es alabado en muchas de nuestros lugares de culto, sobre todo en Jasna Góra. Te damos, en un acto particular de amor, todos los hogares polacos y cada corazón polaco, por lo que nunca vamos a dejar de hablar de tu gloria en cualquier día, sobre todo en sus festivos. Juramos caminar en el camino de su virtud, Virgen Madre y Señora Fiel, y con tu ayuda cumplir con nuestros juramentos.

Respuesta: ¡Reina de Polonia, lo juramos!

En el cumplimiento de esos juramentos vemos un vivo apoyo de la Nación, más precioso para Tí que el granito y bronce. Que nos comprometen a una preparación digna de nuestros corazones para el 1000 año de aniversario del cristianismo polaco. En la víspera de los 1000 º aniversario del Bautismo de nuestro país queremos recordar que Tu primer cantoo a la nación fue el himno de liberación de la esclavitud y el pecado; que primero estuviste en defensa de los niños pequeños y los que tenían hambre, y mostró al mundo la luz de la justicia, de Cristo y de nuestro Dios. Queremos recordar que Tú eres la Madre de nuestro Camino, Verdad y Vida, que en su cara materna, volveremos sin duda a reconocer a tu Hijo, a quien indefectiblemente señalas el camino. Acepta nuestro juramento, fortaleciendo nuestros corazones y colocando delante de Dios en la Unidad de la Santísima Trinidad. En tus manos ponemos nuestro pasado y futuro, toda nuestra vida nacional y social, la Iglesia de tu Hijo y todo lo que es precioso para nosotros en Dios. Guíanos por la tierra de Polonia, que se Te da, hacia las puertas de la Patria Celestial. Y en el umbral de la nueva vida que muestranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. Amén.”

El 1 de agosto, todavía preso en Komancza, elabora la “Novena Mayor”, continuación de los “Juramentos de Jasna Góra”.
El 25 de agosto, monseñor Klepacz, secretario de la Conferencia Episcopal, encargado de cubrir el interregno, deposita en Czestochowa los “Juramentos de Jasna Góra”, redactados por el cardenal Wyszynski.

• En una silla vacía reservada para el Primado polaco, en su tercer año de incomunicación, se depositan flores blacas y rojas:Stefan Wyszynski-foto_9

El 28 de octubre, tras haber recibido del régimen la promesa de devolver sus derechos a la Iglesia y reparar los daños y perjuicios sufridos por ella, el primado regresa a Varsovia y, a instancias de las autoridades, recobra todas y cada una de sus funciones eclesiásticas.

• Retorno del internamiento. Varsovia. Cardenal Stefan Wyszynski con el secretario Fr. Jerome Gozdziewicz:Stefan Wyszynski-foto_10

1957-1959:
El 5 de mayo, renovación de los Juramento de Jasna Góra en todas la parroquias. Durante su viaje a roma, en 1959, el primado recibe las insigneas de cardenal.
En Venecia, primer encuentro con el futuro papa Juan XXIII, que sella el comienzo de una amistad.
El régimen Gomulga vuelve a sus ataques contra la Iglesia.
El 9 de octubre de 1958, muerte de Pío XII.
El 28 de octubre, elección de Juan XXIII.Stefan Wyszynski-foto_11-con juan xxiii

En Polonia se acentúa la represión contra la Iglesia: movilizaciòn de los seminaristas, policía fiscal extravagante, obstáculos a la enseñanza religiosa, etc.
Disturbios en Nowa Huta (Cracovia) tras prohibirse la construcción de un templo. El régimen reemprende sus tentativas de destruir la Igleisa desde dentro con ayuda de los “sacerdotes patriotas”.
El 3 de mayo de 1959 coienza la novena Mayor.
El 3 de junio, muerte de Juan XXIII.
El 23 de junio, elección de Pablo VI.

1963-1965:
El primado toma parte de las sesiones del Concilio.
El 21 de noviembre de 1964, por iniciativa del primado y del Episcopado polaco, Pablo VI proclama a la Madre de Dios patrona de la Iglesia universal.
En diciembre de 1965, los obispos polacos dirigen na carta a los obispos alemanes: “Os perdonamos e imploramos vuestro perdón.”

1966-1970:
El 3 de mayo, celebración del milenario del bautismo de Polonia, con participación del primado.
El régimen se opone a la visita de Pablo VI a Polonia.
En marzo y mayo de 1968, el episcopado hace públicas dos declaraciones “en torno a los dolorosos acontecimientos de marzo”.
El 4 de noviembre, el primado, tras tres años de inconvenientes, puede acudir a Roma.
En diciembre de 1970, conmovido por los trágicos sucesos de Gdansk, el primado trata de aplacar a la población, con el fin de evitar nuevos derramamientos de sangre.Stefan Wyszynski-foto_12-1970

1971-1979:
El 17 de septiembre, el cardenal Wyszynski toma parte en la beatificación del padre Kolbe en Roma.
Pablo VI restablece una administración canónica en las regiones occidentales.
Enero de 1974 – julio de 1975, el primado pronuncia los sermones de Swietokryskie, donde muestra su preocupación ante una nueva crisis en Polonia.
En febrero de 1974, durante la visita de monseñor Casaroli, el primado pronuncia un sermón acerda de las relaciones entre la iglesia, el pueblo y el Estado.
El 26 de octubre de 1976, el papa PabloVI no acepta la dimisión del cardenal Wyszynski, de 75 años, y le confirma en todas sus funciones.
El 29 de octubre de 1977, durante una conversación con Edward Gierek, jefe del PC, el primado le adverte el peligro de una crisis inminente.
El 6 de enero de 1978, Stefan Wyszynski formula en un sermón las principales reivindicaciones de la Iglesia.
El 6 de agosto de 1978, muerte de pablo VI.
El 26 de agosto elección de Juan pablo I.
El 28 de septiembre, muerte de Juan Pablo I.
El 15 de octubre elección de Juan Pablo II.Stefan Wyszynski-foto_13-1978Stefan Wyszynski-foto_14Stefan Wyszynski-foto_15

1979-1980:
Del 2 al 10 de junio de 1979, visita de Juan Pablo II a Polonia.Stefan Wyszynski-foto_16-1979

Ascensión de 1979: 38.000 fieles, muchos de ellos extranjeros, toman parte en la peregrinación de Varsovia a Jasna Góra.
1979-1980: el Episopado denuncia una y otra vez la mala situación de Polonia (crisis económica y social, desmoralización, corrupción, alcoholismo, etc.) y recuerda al régimen la necesidad de unas reformas.
Durante todo este periodo, gran número de intervenciones del primado, tanto en sus sermones como ate el Gobierno, denunciando que las condiciones de vida en Polonia seguían deteriorándose.
El 26 de agosto de 1980, durante su sermón con motivo de la fiesta de la Virgen de Czestochowa, el primado hace un llamamiento a la “madurez nacional y cívica, a fin de evitar una intervención extranjera”.
El 9 de septiembre, el Episcopado traza un nuevo programa de acción de la Iglesia, que tenga en cuenta los cambios producidos en el país.
En este interregno, el primado, jefe espiritual de la nación, desempeña el papel mediador entre la población y el régimen.

1981:
El 13 de mayo, atentado contra Juan Pablo II.
El 25 de mayo, el primado habla por última vez con Juan Pablo II por teléfono.
El 28 de mayo, muerte del cardenal Stafan Wyszynski, primado de Polonia, tras larga enfermedad.
El 31 de mayo, funerales nacionales por el primado.

• Imágenes en Komancza:

• Jardín en el bosque rodeado por una valla. Cardenal Stefan Wyszynski hablando con las monjas en Komancza:Stefan Wyszynski-foto_17

• El cardenal Stefan Wyszynski y la Hermana Stanislaus Jarosz, quien lo visitó en el momento de la internación en Komancza:Stefan Wyszynski-foto_18

• El primado Stefan Wyszynski ocupado escribiendo en el momento de la internación en Komancza:Stefan Wyszynski-foto_19

• Cardenal Stefan Wyszynski en su habitación en el momento de la internación en Komancza:Stefan Wyszynski-foto_20

• Otras imágenes:Stefan Wyszynski-foto_21Stefan Wyszynski-foto_22Stefan Wyszynski-foto_23Stefan Wyszynski-foto_24Stefan Wyszynski-foto_25Pope John Paul II and Cardinal Stefan WyszynskStefan Wyszynski-foto_27Stefan Wyszynski-foto_28Stefan Wyszynski-foto_29Stefan Wyszynski-foto_30Stefan Wyszynski-foto_31Stefan Wyszynski-foto_32Stefan Wyszynski-foto_33Stefan Wyszynski-foto_34Stefan Wyszynski-foto_35Stefan Wyszynski-foto_36Stefan Wyszynski-foto_37Stefan Wyszynski-foto_38

Fuentes:
• La cronología del Cardenal Stefan Wyszynski está tomada del libro autobiográfico: “Diario de la cárcel”, del Cardenal Stefan Wyszynski. Ed. BAC popular, 1984.
• El texto del “Juramento de Jasna Góra” está tomado de:
http://chnm.gmu.edu/1989/items/show/8
(Stefan Wyszynski, “The Pledge of Jasna Góra”, Making the history of 1989, Nº8)

________________________________________

Anuncios