Etiquetas

,

Tras 27 años en prisión, Nelson Mandela fue liberado el 11 de febrero de 1990. Este es el primer discurso que Mandela pronunció tras su liberación, desde el balcón del Cape Town’s City Hall:mandela-1990-11feb-1

Traducción al español del discurso:

Amigos, camaradas y compañeros sudafricanos.

Os saludo a todos en nombre de la paz, la democracia y la libertad para todos.

Estoy aquí, no como un profeta sino como un humilde servidor de vosotros, el pueblo. Vuestros incansables y heroicos sacrificios han hecho posible que yo esté aquí hoy. Por lo tanto, pongo los restantes años de mi vida en vuestras manos.

En este día de mi liberación, extiendo mi más sincero y más cálido agradecimiento a los millones de mis compatriotas y los de todos los rincones del mundo que han luchado sin descanso por mi liberación.

Le envío un saludo especial a la gente de Ciudad del Cabo, la ciudad que ha sido mi casa durante tres décadas. Sus marchas masivas y otras formas de lucha han servido como una fuente constante de fuerza para todos los presos políticos.

Saludo al Congreso Nacional Africano. Se ha cumplido todas nuestras expectativas en su papel de líder de la gran marcha hacia la libertad. Saludo a nuestro presidente, el camarada Oliver Tambo, por liderar la ANC, incluso en las circunstancias más difíciles.

Saludo a los miembros de la tropa de la ANC. Usted ha sacrificado la vida y la integridad física en la búsqueda de la noble causa de nuestra lucha.

Saludo a los combatientes de Umkhonto we Sizwe, como Solomon Mahlangu y Ashley Kriel que han pagado el precio más alto por la libertad de todos los sudafricanos.

Saludo del Partido Comunista de Sudáfrica por su contribución esterlina para la lucha por la democracia. Vosotros habéis sobrevivido 40 años a una persecución implacable. La memoria de los grandes comunistas como Moisés Kotane, Yusuf Dadoo, Bram Fischer y Moses Mabhida será apreciada por las generaciones venideras.

Saludo al Secretario General Joe Slovo, uno de nuestros mejores patriotas. Nos sentimos alentados por el hecho de que la alianza entre nosotros y el partido sigue siendo tan fuerte como siempre lo fue.

Saludo del Frente Democrático Unido, el Comité Nacional de Crisis Educación, el Congreso de la Juventud de Sudáfrica, el Transvaal y Natal Congresos Indigenistas y COSATU y las muchas otras formaciones del Movimiento Democrático Misa.mandela-1990-11feb-2

También saludo al Black Sash y a la Unión Nacional de Estudiantes Sudafricanos. Observamos con orgullo que ha actuado como la conciencia de la Sudáfrica blanca. Incluso durante los días más oscuros de la historia de nuestra lucha vosotros llevasteis en alto la bandera de la libertad. La movilización de masas a gran escala de los últimos años es uno de los factores clave que llevaron a la apertura del capítulo final de nuestra lucha.

Extiendo mi saludo a la clase obrera de nuestro país. Vuestra fuerza organizada es el orgullo de nuestro movimiento. Vostros seguís siendo la fuerza más confiable en la lucha para acabar con la explotación y la opresión.

Rindo homenaje a las numerosas comunidades religiosas que llevaron hacia adelante a la campaña por la justicia, cuando se silenciaron las organizaciones de nuestro pueblo.

Saludo a los líderes tradicionales de nuestro país – muchos de vosotros seguís caminando tras los pasos de los grandes héroes como Hintsa y Sekhukune.

Rindo homenaje al interminable heroísmo de los jóvenes, vosotros, los jóvenes leones. Vosotros, los jóvenes leones, habéis energizado toda nuestra lucha. Rindo homenaje a las madres, esposas y hermanas de nuestra nación. Vosotras sois la roca dura fundamento de nuestra lucha. El apartheid ha causado más dolor en vosotras que en cualquier otra persona.

En esta ocasión, agradecemos a la comunidad mundial por su gran contribución a la lucha contra el apartheid. Sin su apoyo a nuestra lucha no habría llegado a esta etapa avanzada. El sacrificio de los Estados de primera línea será recordado por los sudafricanos siempre.

Mis saludos estarían incompletos sin expresar mi profundo aprecio por la fuerza que me han dado durante mis largos y solitarios años de cárcel mi amada esposa y mi familia. Estoy convencido de que su dolor y sufrimiento fue mucho mayor que el mío propio.mandela-1990-11feb-4

Antes de seguir adelante quiero dejar claro que tengo la intención de hacer sólo unas pocas observaciones preliminares en esta etapa. Voy a hacer una declaración más completa sólo después de haber tenido la oportunidad de consultar con mis compañeros.

Hoy en día la mayoría de los sudafricanos, blancos y negros, reconocemos que el apartheid no tiene futuro. Tiene que ser terminado por nuestra decisiva propia acción de masas, para la construcción de la paz y la seguridad. La campaña masiva de desafío y otras acciones de nuestra organización y la gente sólo puede culminar en el establecimiento de la democracia. La destrucción causada por el apartheid en nuestro subcontinente es incalculable. El tejido de la vida familiar de millones de mi pueblo se ha hecho añicos. Millones de personas están sin hogar y sin trabajo. Nuestra economía está en ruinas y nuestra gente está envuelta en luchas políticas. Nuestro recurso a la lucha armada en 1960 con la formación del ala militar del ANC, Umkhonto we Sizwe, fue una acción puramente defensiva en contra de la violencia del apartheid. Existen todavía los factores que hicieron necesaria la lucha armada hoy. No tenemos más remedio que continuar. Expresamos la esperanza de que un clima propicio para un acuerdo negociado se creará en breve por lo que ya no puede ser necesaria la lucha armada. Yo soy un miembro leal y disciplinado del Congreso Nacional Africano. Por tanto, estoy totalmente de acuerdo con todos sus objetivos, estrategias y tácticas. La necesidad de unir a la gente de nuestro país es una tarea tan importante ahora como lo ha sido siempre. Ningún líder individual es capaz de asumir esta enorme tarea por su cuenta. Es nuestra tarea como líderes fijar nuestros puntos de vista en nuestra organización y permitir las estructuras democráticas para decidir. Sobre la cuestión de la práctica democrática, siento el deber de hacer lo que una persona que ha sido elegida democráticamente en una conferencia nacional debe hacer como líder.Este es un principio que debe respetarse sin excepciones.mandela-1990-11feb-3

Hoy, quiero informarles que mis conversaciones con el Gobierno se han dirigido a la normalización de la situación política en el país. Nosotros todavía no hemos comenzado a discutir las demandas básicas de la lucha. Quiero subrayar que yo mismo no he entrdo en ningún momento aun en las negociaciones sobre el futuro de nuestro país, salvo para insistir en una reunión entre el ANC y el gobierno. El sr. De Klerk ha ido más lejos que cualquier otro presidente nacionalista en tomar medidas reales para normalizar la situación. Sin embargo, hay otras medidas como se indica en la Declaración de Harare que han de cumplirse antes de que puedan comenzar las negociaciones sobre las demandas básicas de nuestro pueblo. Reitero nuestro llamada, entre otras cosas, para la finalización inmediata del estado de emergencia y la liberación de todos, y no sólo algunos, los presos políticos. Sólo tal situación normalizada, que permitirá la libre actividad política, puede permitir que consultemos a nuestro pueblo con el fin de obtener un mandato. Las personas necesitan ser consultadas sobre quién va a negociar y sobre el contenido de tales negociaciones. Las negociaciones no pueden llevarse a cabo por encima de las cabezas o a espaldas de nuestro pueblo. Es nuestra creencia que el futuro de nuestro país sólo puede ser determinado por un organismo que eas elegido democráticamente en una base no-racista. Las negociaciones sobre el desmantelamiento del apartheid tendrán que hacer frente a la demanda abrumadora de nuestro pueblo por una Sudáfrica democrática y no racista y unitaria. Hay que poner fin al monopolio blanco en el poder político y una reestructuración fundamental de nuestros sistemas políticos y económicos para asegurar que las desigualdades del apartheid se abordan y democratizar nuestra sociedad a fondo.

Hay que añadir que el propio Sr. De Klerk es un hombre de integridad, que es muy consciente de los peligros de que una figura pública no haga honor a sus compromisos. Pero lo haremos frente a medida que nuestra organización se base en nuestra política y estrategia. Y esta realidad es que todavía estamos sufriendo bajo la política del gobierno nacionalista.

Nuestra lucha ha llegado a un momento decisivo. Hacemos un llamado a nuestra gente a aprovechar este momento para que el proceso hacia la democracia sea rápido y sin interrupciones. Hemos esperado demasiado tiempo para nuestra libertad. Ya no podemos esperar. Ahora es el momento de intensificar la lucha en todos los frentes. Relajar nuestros esfuerzos ahora sería un error que las generaciones venideras no serán capaces de perdonar. La visión de la libertad que se avecina en el horizonte debe animarnos a redoblar nuestros esfuerzos.

Es sólo a través de la acción de masas disciplinado que nuestra victoria puede ser asegurada. Hacemos un llamamiento a nuestros compatriotas blancos a unirse a nosotros en la conformación de una nueva Sudáfrica. El movimiento de la libertad es un hogar político para vosotros también. Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional a continuar la campaña de aislar al régimen del apartheid. Levantar las sanciones ahora sería correr el riesgo de abortar el proceso hacia la erradicación total del apartheid.

Nuestra marcha hacia la libertad es irreversible. No debemos permitir que el miedo se interponga en nuestro camino. El sufragio universal en función de las electores, asi como en una única democrática y no racista Sudáfrica es el único camino a la paz y la armonía racial.

Para concluir quiero citar mis propias palabras durante mi juicio en 1964. Son verdaderas hoy como lo fueron entonces:

“He luchado contra la dominación blanca y he luchado contra la dominación negra. He buscado el ideal de una sociedad democrática y libre en la que todas las personas vivan juntas en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal que espero vivir y lograr. Pero si es necesario, es un ideal por el cual estoy preparado para morir.”

Foto del 13 de febrero de 1990:mandela-1990-13feb

Ver el discurso en video: http://www.youtube.com/watch?v=-Qj4e_q7_z4

El texto del discurso original, en inglés, lo puedes leer aquí: http://www.anc.org.za/show.php?id=4520

Si te interesa, puedes leer más sobre Nelson Mandela en este mismo blog:
https://observandoelparaiso.wordpress.com/category/nelson-mandela/

mandela-1990-fin2mandela-1990-fin

________________________________________

Anuncios