Etiquetas

, , , , ,

Aquí tenéis el siguiente de mis breves fragmentos de ficción (Hipótesis). Espero que os guste:hipotesis19 - abuelo-y-nieto1b

– ¡Chicos!… ¡dejad tranquila a la abuela… – les gritó el abuelo Íriwë Vanövath Fionngall – ¡venid!… ¿Queréis que os cuente una historia de miedo?
– ¡Siiiii! – le gritaron sus nietos, riendo, mientras corrían hacia su abuelo, para buscar el mejor sitio donde sentarse junto a él.
El abuelo siempre les contaba alguna historia genial antes de dormir. Podía ser una historia de aventuras, de risa, de robots, de monstruos, incluso de miedo, pero ellos siempre podían estar seguros de que sería estupenda.
El abuelo Íriwë era alguien importante, pero a los chavales eso no les importaba… ni siquiera sabían que había sido ¡Cónsul!… solo sabían que era su abuelo.., y ellos le querían… ¡además contaba unas historias alucinantes!
– ¡Vale!… !vale!, estaos quietos – les dijo a sus nietos mientras éstos se peleaban por tener el sitio más cercano al abuelo – ¡sin pelearse! ¿vale?… ¡Aarush!!Ushy!… ¡estaos quietos!
¡Escuchad!… – los pequeños gamberros guardaron silencio.
Entonces comenzó el abuelo su historia:
¡Érase una vez! … en un planeta muy, muy lejano…, en la ciudad de Loimden, vivía un mago…
– ¿Cómo se llamaba? – le interrumpieron sus nietos.
– El mago se llamaba Keron Lassast Ight’sayo – les dijo – bueno…, realmente no era un mago…, en todo caso no era un mago normal…, ellos se llamaban Nesahyr. Había estudiado en la Universidad Ny’an, y eso significaba rigor científico…, exactitud matemática…, incertidumbre subatómica…, sinceridad contagiosa…, ¡nada de superchería! ¡ni pócimas mágicas a base de ojos de lagarto, ni tripas de sapo, ni nada por el estilo!…
La universidad Ny’an era famosa por sus métodos de enseñanza científicos, pero, sobre todo, era famosa por impartir una asignatura única en todo el universo…: se llamaba “Fonología Cuántica Aplicada”, y consistía en controlar la realidad con el poder de las palabras… ¡como lo oís!… con el sonido de las palabras.
No todos los magos podían ser fonólogos… ¡sólo los mejores dominaban la técnica! … y nuestro mago era de los mejores. Pertenecía a la raza de los Neyely, del planeta Nyfad. Los Neyely’s son conocidos por sus impresionantes facultades Psico-fonólogas, y por eso los mejores fonólogos son los Neyely’s.
Keron era capaz de controlar el flujo del torrente de los ríos con la fuerza de su fonología pulmonar, o evitar el derrumbe de una montaña pronunciando sílabas exoarticulares.
Era capaz de desentrañar el misterio subatómico de un grano de arena susurrando un fonema alveolar, o conseguir la fusión fría con una dosis de sintaxis endotérmica subbronquial… Podía transformar la materia y convertir una barra de acero en azúcar glassé con solo pronunciar las palabras adecuadas con el tono, brillo y volumen precisos.
Evidentemente, nuestro mago era un hombre muy responsable y solo usaba su poder para hacer el bien. Los habitantes de Loimden le respetaban por ello, ya que, eran conscientes de que el poder que tenía el mago también se podía usar para hacer el mal.hipotesis19-mago-Nesahyr

Sin embargo no todos en Loimden pensaban lo mismo. Había personas envidiosas que ansiaban poseer el poder que tenía Keron, y lo querían poseer a toda costa, aun usando malas artes.
Keron vivía en una bonita casa, amplia y elegante, con un jardín rodeándola y un estanque junto a unos esbeltos árboles A’alenys. Los vecinos de Keron le visitaban a menudo, y él les recibía con amabilidad. Sin embargo había una sala en la casa a la que nadie más que Keron accedía. Era su salón privado, en el que guardaba sus objetos más preciados.
Uno de esos objetos era su libro de Axiomas Fonológicos. Con ellos, Keron era capaz de reinventar la realidad.
Sin embargo, para desvelar todo su poder, no solo hacía falta leer uno de esos axiomas del libro, sino que había que pronunciarlo con la medida justa de brillantez sinoidal que solo eran capaces de hacer los mejores fonólogos. No solo había que leer el axioma, sino que ¡había que comprenderlo! Un axioma mal leído podía ser mortal para el insensato que lo intentaba… Un axioma incorrectamente pronunciado obtendría unos resultados completamente diferentes a los previstos… Un axioma cuánticamente alborotado podría alterar la realidad de una manera caóticamente inimaginable… Un axioma mal comprendido podría destruir el mundo. Por eso Keron mantenía bien guardado su preciado libro, y no dejaba que nadie lo utilizara… ¡podría ser muy peligroso!
Una mañana, Keron tuvo que marcharse. Le requerían en otra ciudad para un asunto importante…
– ¿Qué asunto era ese? – le preguntaron sus nietos al abuelo
– Eso os lo contaré en otra ocasión – les respondió el abuelo – Solo os diré que tuvo que salvar a una ciudad entera de ser comida por un monstruo Xonefol.
– Oh!!! – dijeron asombrados sus nietos al unísono.

El abuelo Íriwë siguió con el relato…
– Bien…, sigamos… Cuando Keron salió de su casa, le estaba vigilando Lonac, que era el dueño de la pastelería del barrio. Lonac envidiaba a Keron. Lonac conocía la existencia del libro de Axiomas Fonológicos y llevaba bastante tiempo planeando cómo robárselo, para así poseer el poder que tenía Koran.

Lonac había querido estudiar en la Universidad Ny’an, para convertirse en mago, y aunque empezó sus estudios en ella, fue expulsado por tener un carácter indisciplinado y gamberro. Le pillaron mientras intentaba robar un antiguo manuscrito de inmenso valor. Eso hizo que sintiera, si cabe, más envidia hacia Keron.
Cuando vio que Keron cerraba la puerta de su casa supo que su momento había llegado. Esperó que se hiciera de noche, para que nadie le viera, y, con mucho cuidado, entró en casa de Keron.
Encontró el salón privado de Keron y, aunque estaba cerrado con llave, consiguió entrar en él. En medio de la sala había un atril, y sobre él un magnífico libro, lujosamente encuadernado. Lo cogió y salió corriendo hacia su casa.
Cuando llegó, entró en su salón, cerró la puerta principal y respiró profundamente…, estaba muy asustado.
Lonac era muy ambicioso y le gustaba mucho el oro y las joyas, así que buscó inmediatamente algún axioma que pudiera convertir la materia…, cualquier materia…, en oro. No le fue difícil encontrar uno.
El axioma decía así:

Os’gha’eegh Poloim’e Iryk’ss
Ash’tin Hon’rhy’sso J’inaem!!

Lo cierto es que no le parecía a Lonac muy complicado. No comprendía lo que significaba pero no le dio importancia. Así que, sin más demora, volvió a respirar profundamente y lo leyó. Sin embargo lo leyó mal.
Lo que realmente leyó fue esto otro:

Osgaej Poloime Irics
Astin Onriso Ginaem

¿Parece lo mismo, verdad? ¡Pues el resultado fue desastrosamente diferente!
Mientras leía la primera línea, un temblor procedente de lo más profundo del planeta comenzó a ascender. La casa comenzó a temblar… Cuando leyó la segunda línea del axioma, las paredes y el techo de la casa comenzaron a brillar de una forma extraña… las puertas comenzaron a cambiar de color… un color raro… entre amarillo y el color que deben tener las cloacas del infierno un día de verano marchito… ¡verdaderamente asqueroso!… Las paredes comenzaron a curvarse…, las ventanas estallaron… al techo le salieron ampollas… los grifos de la cocina comenzaron a expulsar una especie de espuma marrón… De repente un brillo cegador envolvió toda la casa… Lonac tuvo que cerrar los ojos porque la intensidad de la luz era bestial. Cuando los pudo abrir ¡se quedó anonadado! Toda la casa tenía un color demencial… caótico… Lonac se acercó a la pared… la tocó… se llevó el dedo a la boca y comprobó ¡estupefacto! que la casa completa se había convertido en crema de chocolate… ¡Toda entera!
Sin tiempo para salir de su asombro, un pitido agudo comenzó a abrirse paso en la habitación… subió de tono, y alcanzó un volumen ensordecedor… La casa comenzó a hincharse… creció y creció a la par que el pitido se hacía más y más insoportable… ¡Y la casa explotó! Se formó una nube de chocolate ¡como cuando explota una bomba… pero más grande!… chorros de chocolate inundaron las calles y casas cercanas… la gente que pasaba cerca tuvo que salir corriendo y refugiarse dentro de otros edificios cercanos… ¡fue increíble!hipotesis19-explosion1

Cuando la explosión cesó y dejó de llover chocolate en la ciudad Lonac fue detenido. A los pocos días, Keron regresó y le contaron lo que había pasado. Le devolvieron el libro de Axiomas Fonológicos y, tras juzgar a Lonac, éste fue desterrado de la ciudad y obligado a no volver más a ella, no sin antes cumplir una condena de servicio social para limpiar todo lo que había ensuciado con la crema de chocolate… ¡imagidad lo pringoso que se habían puesto las calles y casas cercanas a la de Lonac!… incluso la gente estaba embadurnada de arriba abajo… ¡completamente!… ¡todas llenas de crema de chocolate!… ¡puaj…!
…¡Y colorín colorado, este cuento se ha acabado…!
– ¿Y qué pasó después? – le preguntaron sus nietos.
– Eso os lo contaré otro día… ¿vale? – les respondió el abuelo.
– ¡Oh, nooooo! – se quejaron los chavales – ¡Queremos que sigas! ¡porfa…!
– No, por hoy ya está bien… ¡ale!… todos a la cama, ¡que ya es tarde…!
¡Pero abuelo!… – le dijo su nieto Alcarohtar-Túlier¡esto no es una historia de miedo!

Su abuelo le miró sonriendo, y le dijo:
– ¿Ah, no?… Pues la próxima vez que os manchéis de chocolate, decídselo a vuestra abuela… ¡ya veréis la cara de terror que os pone!!hipotesis19-chico-manchado-Chocolate1

INFORME: “Dra’vor8/7Y-Hin’an6-H19”
Íriwë Vanövath Fionngall (34.972 d.C. – 35.069 d.C.), fue cónsul del “Alto Consejo Inter-Galáctico”.
Alcarohtar-Túlier Vanövath Venkerhaë (35.039 – ¿35.146? d.C.): Nieto de Íriwë. Escriba del “Alto Consejo Inter-Galáctico” del Planeta “Varinäel”, en la Galaxia Vía Láctea, miembro del Decanato de Historia Universal “Venneheläel”.
Aarush: Nieto de Íriwë.
Ushy: Nieto de Íriwë.
Keron Lassast Ight’sayo: Fonólogo Cuántico. Mago Nesahyr.
Lonac: Pastelero.

• Resultado de la desencriptación-As’voru: correcta.
• Tramitada supra-analítica Ghaop’b: Nivel Sulod’y87.
• Intensifiquen protocolo Kim’ald’eur.

————
N. del A.:
SI QUIERES LEER MIS PEQUEÑOS FRAGMENTOS DE FICCIÓN, ENTRA EN LA PÁGINA DE ESTE BLOG: “HIPÓTEIS-RELATOS”.
________________________________________

Anuncios