Etiquetas

,

Buscando sobre el “Padre Brown”, personaje creado por el escritor G.K.Chesterton, he encontrado en la página de Zenit.org de internet este interesante artículo de Fabio Trevisan.

“Usted ataca la razón. Esta es una mala teología”.
G.K.Chesterton (1874-1936)padrebrown1

(El original en italiano, “Fede e ragione in Padre Brown”, lo podéis leer en la esta dirección: http://www.zenit.org/it/articles/fede-e-ragione-in-padre-brown)

ADVERTENCIA:
Yo no se italiano, por lo que lo he traducido al español cómo mejor he podido. Pido disculpas por los errores que pueda haber cometido. Por favor, si alguien que sepa italiano es tan amable de traducirlo correctamente al español, se lo agradecería sinceramente.padrebrown2

El artículo dice lo siguiente:

ROMA, Sábado, 12 de mayo 2012 (ZENIT.org) – . Cien años después (el primer Padre Brown fue escrito por el autor británico GK Chesterton en 1911) vuelve con urgente actualidad el delicado y central asunto entre la fe y la razón, recordado con claridad y autoridad en el discurso de Ratisbona en septiembre de 2006 por Benedicto XVI y otra vez el año pasado por el mismo Papa, en su tierra natal, en Berlín, frente a representantes de las instituciones políticas en Alemania.

La relación entre la fe y la razón, del famoso detective-sacerdote inglés, el Padre Brown (hecho en Italia con brillantez en la adaptación televisiva de 1970 por Renato Rascel), ha sido un icono importante.

Para Gilbert Keith Chesterton (1874-1936) , el autor de las historias divertidas e inteligentes del Padre Brown, recomendado para adultos y niños, la cuestión de la fe y la razón resulta inevitable, incluso antes de su entrada oficial en la Iglesia Católica Romana (como le gustaba llamarlo) en el año 1922 .padrebrown3

Hay innumerables referencias a la discusión equilibrada y sutil de la relación entre la fe y la razón en la primera historia (La cruz azul), en la que el escritor londinense está diciendo a través del joven sacerdote (P.Brown) de Essex: “La razón es siempre razonable, incluso en el último limbo, incluso en el límite último de las cosas. Sé que la Iglesia es acusada de disminuir la razón, pero es todo lo contrario, sin embargo. La Iglesia es la única que, en la Tierra, hace de la razón un objeto supremo; la única que afirma que Dios mismo está sujeto a la razón”. Espeluznante por la belleza evocada y la conexión, aunque después de mucho tiempo, con la reflexión sobre el Logos, que el Santo Padre Benedicto XVI propuso en Ratisbona.

El desenmascaramiento del ladrón (Flambeau) disfrazado de sacerdote por el padre Brown sigue siendo a través del uso de la razón: “Usted ataca la razón. Esta es una mala teología”.
El Padre Brown responde en modo sincero y desencantado (de hecho, se titula la primera serie de cuentos La inocencia del Padre Brown) al falso sacerdote que le pregunta:
“El universo sólo es físicamente infinito, no es infinito en el sentido que desafía las leyes de la verdad…
La razón y la justicia son inseparables incluso en las estrellas más remotas y solitarias, pero no creo que una astronomía tan fantástica pueda tener ninguna influencia en la razón y la justicia de la conducta humana. En las llanuras de ópalo, en los taludes de corte en la perla pura, se encontraría incluso un cartel que dice: “No robarás”… “

A través del uso de la razón, la sabiduría y el trato profundamente humano y comprensivo del Padre Brown, derivado de su presencia constante en el confesionario, el sacerdote-detective no sólo es capaz de convertir, por la gracia de Dios, al famoso ladrón Flambeau, incluso convertirle en su ayudante en prácticas de investigación. A petición de un Flambeau sorprendido: “¿Pero cómo es que sabes tanto?” El curita respuesta sonriendo: “Estas son cosas que un estúpido soltero puede saber, por supuesto. ¿Alguna vez has pensado que un hombre que no hace casi nada más que escuchar los pecados cometidos por los hombres, es probable que se mantenga al tanto de la maldad humana?”.

En el polémico tema de la difícil comprensión del logos en los asuntos humanos, se cuestiona el ateo príncipe Saradine en la historia “Los pecados del príncipe Saradine”: “¿Crees en el destino?”. El Padre Brown responde: “Creo en el destino final de todo: para ser juzgado un día… Aquí vivimos en el revés del tapiz. Lo que aquí acontece parece que no tiene ninguna significación; pero después, en otro lugar, todo cobra sentido. En alguna otra parte el verdadero culpable será castigado. Aqui el daño parece golpear a una persona en lugar de la otra”.padrebrown4

En la temporalidad y la incredulidad del ateo (entonces como ahora presente en muchas personas) el sacerdote católico Brown responde con la firmeza de la razón y de la fe que propone un plan de la salvación sobrenatural, que no envilece, sino que, por el contrario, revaloriza toda la vida real del hombre.

En el relato “La daga”, Chesterton habla con sencillez y seriedad a traves del curita creado por su pluma fértil: “Todas las cosas vienen de Dios, y por encima de todo, la razón y la imaginación. Los grandes dones del espíritu son buenos en sí mismos, y no hay que olvidar su origen, incluso cuando están pervertidos”. A pesar de la reflexión sobre la Caída del hombre primordial (pecado original), que ha pervertido y empañado la belleza de la creación, no está negando el derecho, e incluso todos los demás dones y recibidos por Dios (como la imaginación, tan apreciada para Chesterton, y por las referencias a la infancia por su trabajo como artista, pintor y poeta).

Del mismo modo, cuando un médico cientificista afirma ante el Padre Brown: “Temo ser demasiado práctico para contaminarme de religión y de filosofía”, el sacerdote le responde: “Más bien no será usted nunca un hombre verdaderamente práctico hasta que no se ocupe de ellas”. Podríamos decir que, hoy en día, las cuestiones médicas relativas a la relación entre la fe (teología) y la razón (filosofía) no sólo no interesan, sino que incluso no se consideran útiles para la vida. Aquí está la respuesta muy actual del Padre Brown hace cien años: “Y sin embargo, nunca será un hombre verdaderamente práctico, hasta que no le importe.” ¿Cuántos llamados hombres prácticos consideran superfluos los argumentos relacionados con la fe y la razón?padrebrown5

La fe y la razón se mantienen unidos, en el Padre Brown, al concepto de verdad, la verdad, claro, a la luz del sol y el examen racional de la realidad. En el cuento “El destino de Darnaway” otro médico irracional y fatalista pregunta al curita de Essex: “¿Pero no ha dicho usted que cree en una visión racional de las cosas?”. “Le dije que creía en la luz del sol – le responde el Padre Brown con voz alta y clara – y no quiero elegir entre dos calles subterráneas de superstición, ambas terminan en la oscuridad… disfrute de la luz y escuche la verdad. He traído una palabra: es terrible, pero rompe el encanto de su prisión”.

En la relato “La luna roja de Meru” el Padre Brown reitera la combinación esencial de la fe y de la razón con estas palabras expresivas y significativas: “La gente te dirá que las teorías no son importantes y que la lógica y la filosofía no son cosas prácticas. No les creas. La razón viene de Dios, y cuando ocurre algo irracional, ese algo es importante.”

Asumiendo esta posición clara y firme (la razón viene de Dios) el Padre Brown estigmatiza el orgullo, orgullo intelectual, el primero de los pecados capitales, additandone el peligro: “Él está muy orgulloso de poseer lo que él llama “los poderes del espíritu”. Pero lo que él llama “espiritual” no es lo mismo que lo que llamamos sentido “moral” que tiene un significado más bien mental, el poder de la mente sobre la materia, el poder del mago que controla los elementos. Ahora no somos así, incluso cuando estamos peor. Nosotros, cuyos padres eran cristianos, al menos, tenemos la ambición absolutamente opuesta a la modestia y absoluta oposición”.padrebrown6

La apelación ética fundamental en la correcta relación entre fe y razón es lo que caracteriza, según Chesterton y el Padre Brown, la vida del cristiano y su testimonio. Dios, la fe y la razón, tiene que ver con la vida cotidiana del hombre, con su capacidad de amar y perdonar.

En el cuento “El duelo del señor de Marne” Padre Brown advierte a aquellos que no pueden perdonar, incluso ante un crimen considerado imperdonable a los ojos de los hombres: “Esta es la verdadera diferencia entre la caridad humana y la caridad cristiana… Me parece, de hecho, que ustedes sólo perdonan aquellos pecados que no creen verdaderos. Ustedes sólo perdonan aquellos crímenes que no tienen el aspecto de tales, sino que aparecen como meras convenciones. [Pero] nosotros [los sacerdotes] estamos obligados a pronunciar las palabras que les han de salvar del infierno. Nosotros somos los únicos que quedamos para librarles de la desesperación cuando escapan a vuestra caridad humana”.

El tema de la fe y la razón está siempre presente en el pensamiento de Chesterton y es apoyado por una visión creacionista en la que Dios hizo toda la creación para el bien, como lo demuestran estas palabras del Padre Brown en la historia rápidamente: “Todos los hombres pueden contar algo. Puedes contar algo, yo cuento algo: es el punto más difícil de la teología. Contamos algo para Dios… sólo Dios sabe por qué. Lo que Él ha creado tan misteriosamente, no debemos permitir que sea destruido misteriosamente”.padrebrown7

La relevancia ética de la racionalidad de la fe se expresa de una manera muy incisiva en el cuento “El crimen del comunismo”, donde el Padre Brown se plantea la pregunta: “¿Cómo se puede vivir una buena vida si todas las opiniones son erróneas? Aquí está el desorden que existe en el pensamiento moderno, se produjo porque la gente no sabe en qué se diferencian, en realidad, nuestros puntos de vista sobre la vida… La herejía siempre ha reflejado su moral, es bastante herética… Te dije que herejías y falsas doctrinas se han convertido en conocimiento común y en tema de conversación al punto de que hoy en día utilizan todos y les engatusa, sin siquiera darse cuenta.”

Con la historia del “Milagro de la media luna”, el padre Brown se enfrenta a la desolación de algunos materialistas empedernidos a los que reprochan ser irracionalmente crédulos: “La razón es realmente muy simple. Todos ustedes han jurado que eran materialistas empedernidos, y por lo tanto era natural que estuvieran en equilibrio sobre el borde de una fe, porque ustedes estaban a punto de ser capaces de creer cualquier cosa. Hay miles de personas en esta condición, hoy en día, pero no es una condición para un cómodo descanso. No tendrán paz hasta que crean en algo definitivo… porque es una segunda naturaleza creer en lo sobrenatural.”

La fe y la razón se enriquece permanentemente en el pensamiento de Chesterton y el Padre Brown, y es una frescura y de actualidad sorprendente, como en la historia sacerdote-detective en “El oráculo del perro”: “El primer efecto de no creer en Dios es el perder el sentido común y no ser capaz de ver las cosas como son… y todo porque usted tiene miedo a unas pocas palabras: “Él se hizo hombre”.

Una provocación magistralmente efectiva de la pluma del escritor Inglés. Personalmente me parece muy interesante leer el Padre Brown (y te sugiero que lo leas desde este punto de vista) desde esa “ampliación de la razón” apoyado y defendido por Benedicto XVI.padrebrown8padrebrown9chesterton3

________________________________________

Anuncios