Etiquetas

El 13 de Octubre de 2013 tuvo lugar en Tarragona (España), la beatificación de 522 mártires, “asesinados por su fe durante la Guerra Civil española”.

Mensaje del Papa Francisco en la beatificación de 522 Mártires del Siglo XX en España:MÁS DE 20.000 PERSONAS EN LA BEATIFICACIÓN MÁS NUMEROSA DE LA HISTORIA

“Queridos hermanos y hermanas, buenos días.

Me uno de corazón a todos los participantes en la celebración, que tiene lugar en Tarragona, en la que un gran número de Pastores, personas consagradas y fieles laicos son proclamados Beatos mártires.

¿Quiénes son los mártires? Son cristianos ganados por Cristo, discípulos que han aprendido bien el sentido de aquel «amar hasta el extremo» que llevó a Jesús a la Cruz. No existe el amor por entregas, el amor en porciones. El amor total: y cuando se ama, se ama hasta el extremo. En la Cruz, Jesús ha sentido el peso de la muerte, el peso del pecado, pero se confió enteramente al Padre, y ha perdonado. Apenas pronunció palabras, pero entregó la vida. Cristo nos “primerea” en el amor; los mártires lo han imitado en el amor hasta el final.

Dicen los Santos Padres: ¡«Imitemos a los mártires»!. Siempre hay que morir un poco para salir de nosotros mismos, de nuestro egoísmo, de nuestro bienestar, de nuestra pereza, de nuestras tristezas, y abrirnos a Dios, a los demás, especialmente a los que más necesitan.

Imploremos la intercesión de los mártires para ser cristianos concretos, cristianos con obras y no de palabras; para no ser cristianos mediocres, cristianos barnizados de cristianismo pero sin sustancia, ellos no eran barnizados eran cristianos hasta el final, pidámosle su ayuda para mantener firme la fe, aunque haya dificultades, y seamos así fermento de esperanza y artífices de hermandad y solidaridad.

Y les pido que recen por mí. Que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide.”

El mensaje del Papa Francisco se puede ver aquí:

La celebración fue presidida por el prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato. En su homilía, dijo entre otras cosas:

“[…]
Recordemos de antemano que los mártires no fueron caídos de la guerra civil, sino víctimas de una radical persecución religiosa, que se proponía el exterminio programado de la Iglesia. Estos hermanos y hermanas nuestros no eran combatientes, no tenían armas, no se encontraban en el frente, no apoyaban a ningún partido, no eran provocadores. Eran hombres y mujeres pacíficos. Fueron matados por odio a la fe, solo porque eran católicos, porque eran sacerdotes, porque eran seminaristas, porque eran religiosos, porque eran religiosas, porque creían en Dios, porque tenían a Jesús como único tesoro, más querido que la propia vida. No odiaban a nadie, amaban a todos, hacían el bien a todos. Su apostolado era la catequesis en las parroquias, la enseñanza en las escuelas, el cuidado de los enfermos, la caridad con los pobres, la asistencia a los ancianos y a los marginados. A la atrocidad de los perseguidores, no respondieron con la rebelión o con las armas, sino con la mansedumbre de los fuertes.
[…]
4. Ahora planteémonos una pregunta: ¿por qué la Iglesia beatifica a estos mártires? La respuesta es sencilla: la Iglesia no quiere olvidar a estos sus hijos valientes. La Iglesia los honra con culto público, para que su intercesión obtenga del Señor una lluvia beneficiosa de gracias espirituales y temporales en toda España. La Iglesia, casa del perdón, no busca culpables. Quiere glorificar a estos testigos heroicos del evangelio de la caridad, porque merecen admiración e imitación.
La celebración de hoy quiere una vez más gritar fuertemente al mundo, que la humanidad necesita paz, fraternidad, concordia. Nada puede justificar la guerra, el odio fratricida, la muerte del prójimo. Con su caridad, los mártires se opusieron al furor del mal, como un potente muro se opone a la violencia monstruosa de un tsunami. Con su mansedumbre los mártires desactivaron las armas micidiales de los tiranos y de los verdugos, venciendo al mal con el bien. Ellos son los profetas siempre actuales de la paz en la tierra.
[…]
Perdón y conversión son los dones que los mártires nos hacen a todos. El perdón lleva la paz a los corazones, la conversión crea fraternidad con los demás.
Nuestros Mártires, mensajeros de la vida y no de la muerte, sean nuestros intercesores por una existencia de paz y fraternidad. Será este el fruto precioso de esta celebración en el año de la fe.
María, Regina Martyrum, siga siendo la potente Auxiliadora de los cristianos.
Amén.”

El grupo de 522 mártires está integrado por:

2 Obispos
1 Obispo auxiliar
82 sacerdotes diocesanos
133 sacerdotes profesos de distintas congregaciones (10 carmelitas, 1 carmelita de antigua observancia, 6 claretianos, 11 de la congregación de la misión, 15 hijos de la Sagrada Familia, 5 de los Sagrados Corazones, 2 dominicos, 1 de los hermanos menores, 15 operarios diocesanos, 20 capuchinos, 12 mercedarios, 6 de la Santísima Trinidad, 23 benedictinos, 1 de la pequeña obra de la Divina Misericordia y 5 Redentoristas)
247 religiosos y clérigos de distintas congregaciones (5 carmelitas descalzos, 13 carmelitas de antigua observancia, 17 claretianos, 3 de la congregación de la misión, 4 de la congregación de la Sagrada Familia, 74 hermanos de La Salle, 1 de la orden de los frailes menores, 13 capuchinos, 7 mercedarios, 15 benedictinos, 24 de la orden de San Juan de Dios, 66 maristas, 1 redentorista y 4 carmelitas de la enseñanza)
45 religiosas (3 franciscanas misioneras de la Madre del Divino Pastor, 28 hijas de la caridad de San Vicente de Paúl, 9 mínimas descalzas de San Francisco de Paula, 4 siervas de María misioneras de los enfermos y 1 del Instituto Calasanzio de la Divina Pastora
3 seminaristas
2 postulantes y
7 Laicos

MÁS DE 20.000 PERSONAS EN LA BEATIFICACIÓN MÁS NUMEROSA DE LA HISTORIAMÁS DE 20.000 PERSONAS EN LA BEATIFICACIÓN MÁS NUMEROSA DE LA HISTORIAMÁS DE 20.000 PERSONAS EN LA BEATIFICACIÓN MÁS NUMEROSA DE LA HISTORIAbeatosXXtarragona13gran

________________________________________

Anuncios