Etiquetas

,

Buscando sobre el Papa Francisco en internet, he encontrado la página de la Parroquia Ntra. Sra. de la Rábida (Ciudad de Buenos Aires, Argentina), – http://parroquialarabida.blogspot.com.es/ – en la que se encuentra un video con la homilía que pronunció el pasado 12 de Octubre de 2012, cuando era Cardenal, con motivo de las Fiestas Patronales. La homilía es muy interesante. Leedla.
Os recomiendo que veais el video y la escuchéis directamente, así podréis apreciar mejor dónde hace más incapie el entonces Cardenal Bergoglio, hoy Papa Francisco. Merece la pena verla.
Os recomiendo también que visitéis la página de internet de la parroquia. En la pestaña “Descargas” encontraréis gran cantidad de documentos del Papa Francisco muy interesantes.papa-francisco-cardenal-12octubre2012-homilia

Esta es la transcripción de la Homilía:

“La escucha de estas lecturas descubrió dos palabras: sorpresa y gozo.

El Evangelio nos dice que, cuando Maria escuchó lo que le decía el Ángel, quedó desconcertada, no entendía. Quedó como desorientada, desconcertada, sorprendida y no se resistió al desconcierto, no se resistió a la sorpresa, dejó que la sorpresa entrara. Preguntó, pero dejó que esa sorpresa entrara en su corazón, no se defendió de la sorpresa.

Maria, abrió su corazón a ese Dios que siempre nos sorprende. Y si leemos toda la historia de salvación, toda la historia del pueblo elegido a lo largo del desierto hasta la tierra prometida, vamos a encontrar que cuando el pueblo de Dios se dejo sorprender, ganó. Cuando puso resistencia y quiso imponer sus criterios, no tuvo la paciencia de esperar la sorpresa de Dios, retrocedió.

Los artistas gustan de representar a María en el momento de la anunciación como en oración. Y la oración cristiana, necesariamente, tiene que estar abierta a la sorpresa, tiene que dejarse sorprender. Padre yo rezo. Ah sí, ¿y cómo rezas?. Yo hablo y hablo y hablo, y hablo y hablo, y hablo, y hablo,… yo le cuento, le digo… Está bien, pero lo escuchaste hablar al Padre, ¿haces silencio y lo escuchas?, ¿te dejas sorprender?, ¿De vez en cuando bajas la guardia, o con tus palabras están siempre con la guardia a la defensiva?

Nuestro Dios es el Dios de la sorpresa. Siempre sorprendió a su pueblo, siempre sorprendió a sus santos… y viene por donde no lo esperás.

A veces la vida cristiana se puede tornar, perdonen la palabra… sin ofender a nadie, pero se puede tornar aburrida. ¿Por qué?, porque está llena de uno mismo, y yo le digo a Dios y yo le pido y yo, y yo, y yo, yo… siempre el mismo camino, y siempre la calesita esa de estar hipercentrado en sí mismo y no dejar ninguna rendija para que el Señor se meta. Y la vida cristiana es una apertura del corazón a los planes de Dios. Cuando Moises, a los ochenta años, estaba cuidando el rebaño de su suegro, cuando ya no estaba en estado físico como para cruzar un desierto, Dios se le aparece, le cambia la vida, lo sorprende. ¿Qué es ese fuego que hay ahí en esa zarza?…, voy a ver. Se dejo sorprender, escuchó y fue fiel. Dejarse sorprende es el inicio de dejarse conducir, y un cristiano es quien se deja conducir por Dios.

La segunda palabra que vemos claro en esta lectura, el gozo. “Yo desbordo de alegría en el Señor, mi alma se regocija en mi Dios, porque Él me vistió con las vestiduras de la salvación y me cubrió con el manto de la justicia, como un esposo que se ajusta la diadema y como una esposa que se adorna con sus joyas.” Describe el gozo de una fiesta, el gozo interior del encuentro con Dios. El gozo interior que nos da dejarnos sorprender por Dios. El gozo interior, esa paz honda, que a veces se hace alegría… que, que nos desborda.., ¡“yo desbordo de alegría”!: Cuando el Señor entra a nuestras vidas, y… nos va cambiando el corazón. Él nos va cambiando el corazón de a poco. El asunto es dejarlo entrar y no defendernos de Él, dejarnos sorprende por Él.

En el Evangelio de San Lucas hay una escena muy bella: “y Jesús lleno de gozo del Espíritu Santo alabó a Dios: Yo te alabo Padre…”. Jesús, también se dejó hasta sorprende por el Espíritu que alaba, para que revele las cosas a los niños, a los humildes, a los que nos son tan sabios según este mundo.

El gozo del Espíritu Santo, la paz del Espíritu Santo… bueno, eso es lo que yo les deseo a ustedes hoy en estas Fiestas Patronales: Sorpresa y gozo.

A veces pasamos momentos difíciles y el gozo no es tan, tan a mano; pero al menos la paz interior, que no se turbe la paz, Él está con vos. Y sorpresa: dejá que Dios te escriba la vida, y te la va escribir si te dejas sorprender por Él. Ahora, si vos, le decis todo lo que tenés que hacer, le decís a Dios: este es mi plan de vida; creéme, tu cristianismo va a ser muy aburrido, muy aburrido.

Eso es lo que les deseo: Gozo y sorpresa, déjense sorprender y van a saber lo que es el gozo. Que así sea!”

• Datos históricos de la Parroquia Ntra. Sra. de la Rábida, de Buenos Aires:

Con motivo del V Centenario de la evangelización de América y asociándose al Año Mariano Universal, por decreto del 15 de julio de 1988 el arzobispo Cardenal Aramburu erigió esta parroquia con sede en Avda. Belgrano 1502, zona Centro y decanato No 2 de Buenos Aires, Argentina. Comenzó a funcionar el 3 de septiembre de ese año.papa-francisco-parroquia Ntra Sra de la Rabida - Buenos Aires - Argentinapapa-francisco-logotipo parroquia Ntra Sra de la Rabida - Buenos Aires - Argentina

________________________________________

Anuncios