Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Erase una vez,… en un planeta muy, muy lejano. En el fondo del inmenso “Gran Océano Blanco”, vivían las sirenas. Las sirenas poseían el don de poder convertir cualquier cosa en oro y diamantes, con solo cantar junto a ella, por lo que tenían prohibido adentrarse en tierras lejanas, por si eran raptadas por alguno de los terribles seres que habitaban el planeta.
La hija mayor del rey Tritón “Jarläth” era joven, valiente y muy curiosa. Se llamaba “Aarushi”. Le gustaba salir del mar e investigar. Al salir del agua, su piel se volvía tersa y suave, y su cola se convertía en dos piernas largas y bellas. Le gustaba pasear (¡!vestida!!, no penséis mal. Tú, “Arihyoshi”, !! no te rías !!),… por donde iba, ah sí, le gustaba pasear por las calles de la ciudad más cercana, “Aanjay”, y mezclarse entre sus habitantes. La gente de esa ciudad conocía la existencia de las sirenas y se llevaban bien con ellas.
Uno de los habitantes de la ciudad era un joven músico, llamado “Lierûr”, que, al ver a la joven “Aarushi”, se enamoró de ella, aunque en secreto, pues era muy tímido. Tenía un taller, en la calle “AvestruzDorada” esquina con el pasaje “LoroTuerto”, donde construía y vendía sus propios instrumentos musicales. Era una tienda pequeña, y algo misteriosa, pero esa es otra historia. “Aarushi” se fijó en el músico y también se enamoró de él, pero tampoco le dijo nada.
Una mañana, el joven “Lierûr”, paseando por los “Bosques Azules del Sur”, encontró el cuerno de un unicornio. ¡!Increible!! ¿verdad?, porque los unicornios eran criaturas mágicas muy difíciles de encontrar y sus cuernos tenían propiedades mágicas muy codiciadas. “Lierûr” se hizo una flauta con el cuerno, y se distraía tocando bellas melodías para su familia y amigos. Un día, “Lierûr” se dio cuenta que, cuando tocaba la flauta, todos los animales del bosque le seguían y obedecían, aun las fieras más peligrosas y salvajes (otro día os contaré cómo usó la flauta para cazar un furioso “Shixsh” – sí, uno igual sobre cuya piel estáis ahora sentados).
Había en ese planeta lugares habitados por terribles “Ogros Grises” que codiciaban riquezas. Ogros grandes, gordos y muy feos. Una mañana, temprano, la sirena, desobedeciendo los consejos de su padre, el rey, se adentró en las regiones del norte, donde vivían los ogros. Fue secuestrada por el rey de los ogros, llamado “Gruach”, y encerrada en la mazmorra de un enorme castillo hasta que convirtiera en oro todas las rocas del país de los ogros. La sirena se negó. Todas las mañanas, “Gruach” iba a la mazmorra:
– ¡!Canta!! -le gritaba a la joven sirena – ¡!Canta, te digo!! – le decía con esa voz horrible de los ogros.
– ¡!NO!! -respondía “Aarushi” – ¡!NUNCA!! – repetía.
Y así todos los días.
Viendo “Gruach” que nada podía conseguir, envió un mensaje al padre de la sirena, exigiendo tres toneladas de oro y diamantes a cambio de la libertad de su hija.
El rey “Jarläth”, furibundo y rojo de ira, envió a sus mejores soldados para rescatarla.
Los soldados lucharon valerosamente, es más, lo hicieron heroicamente, ¡!casi inconscientemente!!.
¡! Imaginad !! Sus espadas cortaron orejas, pincharon tripas, rebanaron dedos, es decir, ¡! una carnicería ¡!
Sin embargo, nada podían hacer frente a la fuerza de los ogros. Los ogros eran más fuertes que los soldados, y también eran más numerosos.
Los habitantes de la ciudad “Aanjay” también intentaron liberar a la sirena, pero tampoco pudieron.
El joven músico, al enterarse del secuestro de la sirena, supo que, gracias a la flauta mágica de unicornio podía liberarla de las garras de los ogros. Usando un traje especial de submarinista, el joven músico llegó al palacio del rey Tritón y le dijo:
– Majestad, ¡Yo puedo liberar a su hija! ¡! Permitidme que vaya ¡!
El rey, mirando al joven con simpatía, le permitió intentarlo, aunque no esperaba que lo consiguiera.
– ¡Ve! Y tráeme a mi hija – le dijo – Si lo consigues, te daré lo que quieras.
El joven músico, ¡! inconsciente él ¡! allá que fue.
Llegó, muerto de miedo, a las puertas del castillo del ogro y, ¡!sin ser muy consciente de lo que hacía!! se puso a tocar la flauta mágica.
Inmediatamente, los ogros se pusieron en fila india. “Lierûr” se colocó el primero de la fila y les guió hasta el barranco más cercano, el llamado “Barranco de la Eterna Caída”, porque era tan alto que sabias cuando empezaba pero no cuando terminaba. ¡! De verdad!!. Los ogros le seguían sin poder evitarlo ¡!tal era el poder del cuerno de unicornio!!
Sin embargo, como el joven músico era bueno, antes de que los ogros se despeñaran y murieran, le dijo al rey “Gruach”:
– ¡!Si me devuelves a la sirena y no volvéis a atacar, os perdonaré la vida!!
Y viendo el rey ogro que nada podía hacer, aceptó el trato.
La sirena fue devuelta a su padre y, al conocer que fue el joven músico el responsable de su liberación, “Aarushi” fue corriendo y abrazó fuertemente a “Lierûr”, y ¡! le dio un beso increíblemente largo y apasionado !! ¡!“Auryn”,… no hagas muecas, y deja de molestar a “Crisyant”!!
– Has salvado a mi hija – dijo el rey “Jarläth” al músico – ¿Qué deseas a cambio?
Y el joven le respondió:
– Quisiera casarme con su hija. Pero para ello, antes necesito que me concedáis el don de poder respirar bajo el agua, igual que lo hago en el aire, ya que si no ¡! me voy a ahogar cada vez que intente llegar hasta vuestro reino ¡!
Al oír tal petición, el rey se puso a reír tan fuertemente que las paredes temblaban. No solo le concedió poder respirar bajo el agua, sino que, además, le concedió poderse convertir en tritón cuando se metía en el agua: sus piernas se volvían cola, y su piel se transformaba en la piel de un tritón, que le permitía nadar mejor.
El músico y la sirena se casaron, y vivieron felices alternando largas temporadas entre las profundidades del mar y la tierra. Vivieron grandes y misteriosas aventuras, que os contaré otro día,…y ¡!colorín colorado, este cuento se ha acabado!! ¡! Ale, todos a la cama, que mañana hay que madrugar!! ¡!Tú también “Aarush”!! ”

Recuerdo que la primera vez que nuestro abuelo nos contó este cuento era una tarde de invierno. Nos reunió a todos los primos en la gran biblioteca, junto al fuego de la chimenea. Mis primos y yo estábamos sentados sobre la alfombra de piel de “Shixsh”, mientras él estaba sentado en el sillón, ya que su incipiente artrosis le impedía sentarse en el suelo con nosotros.
Me gustaba oírle contar historias. A mis escasos 8 años, sus cuentos me parecían alucinantes. Cuando contaba leyendas movía sus enormes manos, gesticulaba, gritaba y ponía la voz a cada personaje, de forma que ya no era mi abuelo, sino cada uno de los personajes de la historia que contaba. Lo que más nos gustaba era cuando intervenía un monstruo, un ogro o alguna bestia aterradora: era tal la transformación de mi abuelo que todos nos quedábamos paralizados, con los ojos abiertos como platos, sin perdernos un detalle de lo que nos contaba. En ocasiones, por la noche teníamos pesadillas, pero no nos importaba, y, al día siguiente, volvíamos a pedirle que nos contara más historias.
Yo aprovechaba para preguntarle dónde estaban mama y papa, y él me decía que estaban rescatando sirenas de las garras de enormes ogros furiosos. Y nos reíamos los dos. ¡! No sabía yo lo cerca de la realidad que estaba lo que me contaba!!

Me imaginaba a mis padres luchando contra bestias aterradoras, en planetas lejanos, salvando sirenas, o cualquier otro ser en peligro. Yo estaba, y estoy, muy orgulloso de mis padres. ¡! Averiguaré lo que les pasó !! Mi abuelo, el padre de mi padre, era Íriwë Vanövath Fionngall. Mi padre era Ohtar Vanövath Daearen. Mi madre era Akane Venkerhaë Igarashi. Yo soy Alcarohtar-Túlier Vanövath Venkerhaë.

INFORME: “AT-498/SHUNJI-X45”
Fragmento del diario personal de Alcarohtar-Túlier Vanövath Venkerhaë (sin fecha determinada).
Íriwë Vanövath Fionngall (34.972 d.C. – 35.069 d.C.), fue cónsul del “Alto Consejo Inter-Galáctico”.
Resultado de la desencriptacion-j562k: correcta.
Mantener investigación, nivel: HYWEL-721/V
Prioridad: EPSILON-9.

Ohtar Vanövath Daearen: (35.004 d.C. – ¿35.049? d.C.): arqueólogo.hipotesis9-Ohtar Vanövath Daearen

Akane Venkerhaë Igarashi: (35.009 d.C. – ¿35.049? d.C.): física cuántica.hipotesis9-Akane Venkerhaë Igarashi

Sirena Aarushi y músico-tritón Lierûr:
hipotesis9-sirena1hipotesis9-sirena3
hipotesis9-sirena-tritonhipotesis9-sirena-y-musico

Ogro Gris Gruach:hipotesis9-ogro-gris

Shixsh:hipotesis9-Shixsh

———
N. del A.:
El objetivo de estos pequeños fragmentos de ficción (que yo llamo: “hipótesis”) es, simplemente, despertar la imaginación y entretener.
Desde el principio mi intención ha sido que cada uno de ellos pueda ser leído independientemente del resto. Sin embargo, dado que, evidentemente, están relacionados (muchos de los personajes y situaciones descritas han sido, o serán, tratadas con más detalle en otras hipótesis), para tener una mejor visión de conjunto, os sugiero que, si os ha gustado éste, leáis también el resto. Para ello podéis buscar la palabrahipótesisen el buscador de este blog, o seleccionar la categoríaHipótesis, que encontrareis en la columna de la derecha en este blog. Como podéis ver en sus títulos, están numerados según los he ido escribiendo. Os recomiendo que sigáis dicho orden también al leerlos.
Aprovecho para agradeceros vuestras visitas y comentarios a este blog, y espero que os guste.
———

________________________________________

Anuncios