Karol-Mieczyslaw-carta1939-1

Casa de la calle Tyniecka 10, Cracovia, donde vivía Karol Wojtyla con su padre.

Desde aquella Cracovia “que ya no parecía la misma, irreconocible, como si un pintor le hubiera dado una mano de gris oscuro” (Gian Franco Svidercoschi), el 28 de diciembre de 1939 Lolek (Karol Wojtyla) le escribía esta carta a su amigo Mieciu, (Mieczyslaw Kotlarczyk) bloqueado en Wadowice, y a quien el infausto “nuevo orden” había arrestado a dos hermanos:

“Queridísimo Mieciu,

Aprovecho esta ocasión tan insólita para comentarte acerca de algunos hechos de mi vida durante estos dos últimos meses.

Ante todo quería decirte que estoy muy atareado. Hay quienes se mueren de aburrimiento. En cambio yo no. Me he rodeado de libros, aprovisionado de Arte y de Ciencia. Trabajo. Me creerás si te digo que casi me falta tiempo? Leo, escribo, estudio, pienso, oro y lucho por dentro. A veces siento un gran peso, una gran angustia y depresión, en fin un mal. Otras como si estuviesen viendo el alba, la aurora, un gran claro. He escrito un drama, mejor dicho un poema dramático, David: mi héroe está revestido en trajes bíblicos, del ropaje de lino de los Piast (*)…. He volcado en el muchas cosas, muchos sentimientos que llenan mi alma. Siento curiosidad por conocer tu opinión. Ya te he enviado los sonetos. Me gustaría mucho saber que te parecen. En resumen, no me basta la forma. David está compuesto en prosa, poesía en rima y verso libre [….]

He leído casi toda la mística de Slowacki, después mucho Mickiewicz, ahora en cambio algo de Wyspianski. Además leo la Biblia. El Antiguo testamento. Ayer para la fiesta de San Juan Evangelista leímos juntos aquellas maravillosas lecturas, en las cuales Jesús saluda a sus discípulos en el cenáculo.

He pasado las fiestas muy triste. Pero quien podría estar alegre? Imagino que tu no. Aquello que nos hace ver la luz es sin embargo la religiosidad humana tan intensificada, fuerza reciproca.

Oro siempre por Wicek.

Carísimo amigo, comparto tu dolor, uno tu corazón al mio en tu esplendor. Y aprovecho la ocasión para mandarte mis sinceros deseos de Hermano [….]

Te saludo en nombre de Dios, mi Mieciu, hermano carísimo.

Lolek

Saludos de mi padre.”

(*) Piast (entre 841-861) fundador de la primera dinastía real polaca.

Fuente: click aquí.


Anuncios