Etiquetas

, ,

kolbe1

San Maximiliano María Kolbe O.F.M.Conv.* (Zduńska Wola, 8 de enero de 1894 – Auschwitz, 14 de agosto de 1941): fraile franciscano conventual polaco.

“Para llevar a cabo su apostolado se sirvió de todos los medios a su alcance, sin perder nunca el espíritu de sencillez y de pobreza evangélicas signo de identidad del carisma franciscano. En cierta ocasión fue interpelado por un visitante: “¿Qué diría San Francisco ante esta máquina tan costosa, si viviese ahora?”. La respuesta no se hizo esperar: “Se remangaría – dijo el santo al interlocutor -, haría andar a toda velocidad la máquina, trabajaría como trabajan estos buenos frailes, de manera tan moderna, para difundir la gloria de Dios y de la Inmaculada”.

En el Gólgota moderno: Auschwitz:
En febrero de 1941 Maximiliano Kolbe es hecho prisionero junto a otros hermanos y enviado a la prisión de Pawiak, para ser después trasladado al campo de concentración de Auschwitz, en donde a pesar de las terribles condiciones de vida prosiguió su ministerio. En Auschwitz, el régimen nazi buscaba despojar a los prisioneros de toda huella de personalidad tratándolos de manera inhumana, como un simple número: a San Maximiliano le asignaron el 16670. La noche del 3 de agosto de 1941, un prisionero de la misma sección a la que estaba asignado San Maximiliano escapa; en represalia, el comandante del campo ordena escoger a diez prisioneros al azar para ser ejecutados. Entre los hombres escogidos estaba el sargento Franciszek Gajowniczek, polaco como San Maximiliano, casado y con hijos. El padre Maximiliano, que no se encontraba entre los diez prisioneros escogidos, se ofrece a morir en su lugar: “Soy un sacerdote católico. Querría ocupar el puesto de ese hombre que tiene esposa e hijos”. El comandante del campo acepta el cambio y Maximiliano es condenado a morir de hambre junto con los otros nueve prisioneros. Diez días después de su condena y al encontrarlo todavía vivo, los nazis le administran una inyección letal el 14 de agosto de 1941.

Mártir de la caridad:
“Maximiliano no murió, ¡dio la vida por el hermano!” (Juan Pablo II). En esta muerte, terrible desde el punto de vista humano, estaba toda la grandeza de este humilde franciscano: voluntariamente se ofreció a la muerte por amor. Por esto, la muerte de Maximiliano Kolbe sobre el Gólgota moderno que fue Auschwitz, se convirtió en un signo de victoria. La victoria conseguida sobre todo sistema de desprecio y de odio hacia el hombre y hacia lo que de divino existe en el hombre; victoria semejante a la conseguida por Jesucristo en el Calvario.”

Fuente: http://vocacionesfranciscanas.blogspot.com.es/p/kolbe.html
*Ordo fratum minorum conventualium (abreviado O.F.M.Conv): Orden de los Hermanos Menores Conventuales

La última carta del padre Maximiliano Kolbe:

Con motivo de los 20 años de la canonización del padre Maximiliano Kolbe (10 de octubre de 1982), los frailes menores conventuales de Polonia abrieron el archivo de Niepokalanow (Ciudad de la Inmaculada, a 50 km. de Varsovia), construido por el mismo mártir de Auschwitz. Entre los manuscritos presentados destaca la última carta a su madre del santo que ofreció su vida voluntariamente en sustitución de un condenado a muerte:

«Querida madre –se lee en ella–, hacia finales de mayo llegué en un convoy ferroviario al campo de concentración de Auschwitz. En cuanto a mí, todo va bien. Puedes estar tranquila por mí y por mi salud, porque el buen Dios está en todas partes y piensa con gran amor en todos y en todo. Será mejor que no me escribas antes de que yo te mande otra carta, porque no sé cuánto tiempo estaré aquí. Besos, Raimundo (Maximiliano) Kolbe».

Pocos días después el padre Kolbe era asesinado en el bunquer de la muerte.
Su fiesta es celebrada el 14 de Agosto.
Fuente: http://www.alfayomega.es/Revista/2002/325/13_noticias.phpkolbe-todo

Anuncios