Etiquetas

, , , ,

El anciano astrónomo recordó.
Miró por la ventana de su observatorio, y recordó.
Entonces era joven.
El Concilio se reunió para decidir qué hacer.
La señal había aparecido.
La Profecía era real.
No había otra posibilidad.
El astrónomo recordó. Volvió a ver, como si fuera hoy, su laboratorio lleno de instrumentos de medida, cartas astronómicas, telescopios, sextantes, libros, cuadrantes, mapas,…
Recordó las horas, días, de incesante trabajo calculando la localización del lugar.
Finalmente el Concilio decidió.
Enviaron una representación al lugar predicho tiempo atrás.
Ahora, el anciano astrónomo podía morir en paz.
Porque había visto al Niño.
Porque había visto a DIOS.

El astronomo Estrella1
mapa astonomico

Anuncios