Aprovechando el día que es hoy, traigo un par de articulos, que he encontrado, donde se explica lo que realmente significa la inscripción maya del “Monumento 6” y su relación con la fecha del 21 de diciembre de 2012.
Evidentemente: “El “Monumento 6” no dice que se vaya a terminar el mundo, señala el fin de un ciclo y la llegada de otro”.

“El Monumento 6 del sitio de Tortuguero, en Tabasco, México, es considerado por muchos, como la mayor prueba de la profecía maya que anuncia el “fin de los tiempos” para el 21 de diciembre de 2012.

Es el único monumento -examinado al presente- cuyos textos glíficos mencionan específicamente el año 2012, haciendo referencia a la culminación de un ciclo de trece baktunes. Cada baktun equivale a 144.000 días, entonces el ciclo finalizará luego de 1.872.000 días, es decir 5.125,26 años desde el inicio de la era actual (11 de agosto de 3114 a. C.), resultando la fecha gregoriana del 21 de diciembre de 2012.

La pieza comenzó a conocerse en 1962, cuando el arqueólogo John Eric Sidney Thompson (Inglaterra, 1898 -1975) publicó la fotografía de dos fragmentos con inscripciones que nombró “Estela 6”; en 1978 su colega Berthold Riese (Alemania, 1944), dio a conocer un dibujo del mayista Ian Graham (Inglaterra, 1923) de una inscripción llamada “Monumento 6”, que estaba fragmentada en seis pedazos, dos de ellos correspondían a las fotografías publicados por Thompson.

Mide 1,9 m de altura, tiene 92 cm en la parte más ancha y 65 cm en la menor; su grosor varía entre 12 y 13 cm, solo una cara está labrada. Según el Museo Pellicer de Villahermosa, donde se conservan tres de sus fragmentos, fue encontrada en 1958 cubriendo una tumba en el sitio arqueológico de Tortuguero. Hay un fragmento en el Museo de Arte Metropolitano de Nueva York y dos en una colección privada de Boston. En su conjunto -al parecer- formaban parte de una forma de “T”, de la que no se ha ubicado su ala izquierda, por sus rasgos pudo localizarse en el interior de un santuario.

El análisis de todo el Monumento 6 muestra claramente que su objetivo principal es el relato sobre los sucesos que ocurrían mientras gobernaba B’ahlam Ahau, destacando la construcción y dedicación de una estructura ritual para la ceremonia de fuego (“el naah”) en la fecha de cuenta larga 9.11.16.8.18 (14 de enero de 669). Estas inscripciones ocupan la mayor parte de la estela.

maya 12 dic2012 - 2

En el ala derecha se encuentran, los glifos que algunos consideran apocalípticos.
Entre los que se conservan legibles se interpreta:

“El treceavo Baktun acabará en el 4 Ahau 3 Kankin (21 de diciembre de 2.012). ¿? Sucederá. Será el descenso ¿? de Bolon Yookte Kuh para el ¿?”:

maya 12 dic2012

Después de la fecha y antes de los glifos dañados, el glifo resaltado es el verbo u-to-ma, la ortografía de utoom, participio futuro, “que va a suceder”. ¿Cuál es el sujeto de este verbo?. Si correspondiera a los tres siguientes -y últimos-, entonces éstos describirían un suceso asociado al año 2012; pero si sigue la estructura narrativa de la inscripción, habría una ruptura importante después del utoom, por lo que podría referirse a que los sucesos narrados sucederían “antes de”.

El Monumento 6 no dice que se vaya a terminar el mundo, señala el fin de un ciclo y la llegada de otro. La nueva era estaría a cargo de un nuevo señor, Bolon Yookte K’uh -“Dios de los nueve pasos” o “Dios de los nueve árboles”-, también presente en Palenque, del que no hay certeza de su significado dentro de la cosmología maya. La expresión 9 Yookteʹ (Bolon Yookteʹ) es enigmática, al estar seguida de de K’uh “dios(es)”, podría identificar a un grupo, en este caso de nueve dioses.

Los Mayas celebraban los finales de período como hoy se festejan los aniversarios, por ejemplo el milenio; para ellos el tiempo no era abstracto, estaba conformado por ciclos, que tenían nombre y se preocupaban en realizar rituales para asegurarse que el ciclo por venir fuera propicio.

En conclusión, la mención de la fecha 13.0.0.0.0 – 4 Ahau 3 Kankin (21 de diciembre de 2012) – en el Monumento 6 de Tortuguero, es un ancla cronológica aislada dentro de un largo relato, proyectada hacia el futuro, para hacer un punto retórico acerca de la naturaleza del acontecimiento histórico principal. El gobernante B’ahlam Ahau, era tan poderoso que sería el anfitrión, cuando Bolon Yookte llegara.”

Fuentes:
http://pueblosoriginarios.com/meso/maya/sitios/tortuguero_6.html
• “Tortuguero: una historia rescatada”. Alfonso Arellano Hernández.
Instituto de Investigaciones Filológicas, de la UNAM, 2006.
http://decipherment.wordpress.com/2011/10/04/

________________________________________

“La estela 6 de El Tortuguero:

Enclavado en la selva baja de Tabasco, se halla el sitio arqueológico de El Tortuguero. Allí fue descubierta la llamada estela 6 (de un grupo no mayor de 12), el único lugar donde se encuentra escrita la fecha 13.0.0.0.0. 4 Ajaw 3 Kank´in, que corresponde al 21 de diciembre del año 2012. La estela, a la que le faltan algunos fragmentos, se encuentra en el Museo Regional de Antropología Carlos Pellicer, en Villahermosa.

El historiador Alfonso Arellano Hernández, del Centro de Estudios Mayas de la UNAM y profesor de la ENAH, fue la primera persona que leyó, tradujo e interpretó no sólo el contenido de la estela 6, sino de toda la epigrafía del sitio arqueológico, en 1987.

En la primera Mesa de Palenque, a principio de los años 90, Arellano Hernández dio a conocer el contenido de la estela 6. No obstante, no publicó sus hallazgos hasta 2006 (Tortuguero: una historia rescatada, Centro de Estudios Mayas, Instituto de Investigaciones Filológicas, UNAM):

– ¿La estela 6 habla del fin del mundo?
– Jajaja, ¡nooo! Lo más importante que narra es la biografía de un gobernante, Ahpo Bahlum, ahau o señor de El Tortuguero, quien era primo de Pakal II, señor de Palenque. Por esa razón, este sitio fue un centro ceremonial, administrativo y punto estratégico para el sometimiento de las ciudades circunvecinas gracias al apoyo de Palenque.

El texto –explica– celebra los 25 años en el trono cumplidos por Ahpo Bahlum (accedió al gobierno en 644 d.C.), al igual que la proyección a un futuro lejano para el propio gobernante: 1344 años contados desde 669 d.C., lo cual llega al día 21 de diciembre de 2012, fecha vinculada con el solsticio de invierno. Como en toda fecha maya, se hacían augurios y pronósticos: en este caso, el dios Bolón Yokté’ –quien creó el tiempo y el espacio de acuerdo con el Chilam Balam de Chumayel, al caminar– descenderá “en” el cielo (no “del” cielo), tal vez como gobernante (a juzgar por ejemplos similares).

– ¿Cómo pasamos de la vida de un soberano al “fin del mundo”?
– Todas las culturas humanas tienen en su tradición narraciones catastróficas, esto es por el temor a la muerte. Lo que pasó con la estela 6 es que su lectura se ha escindido, tomando sólo una parte e ignorando el resto de lo escrito en ella, ignorando también el contexto del sitio arqueológico y su historia.
Los mayas del siglo VII “conciben una muy larga serie de renovaciones periódicas y necesarias para que el universo continúe existiendo. Desde luego, ningún texto maya alude a tan temido fin del mundo, como alega multitud de personajes, casi todos charlatanes, que explota la ignorancia y la ingenuidad. Ni los diecisiete libros llamados del Chilam Balam, ni el Popol Vuh, ni los títulos ni probanzas de méritos y servicios escritos a partir del siglo XVI dan cuenta de semejante disparate”.

– La polémica, cierta o no, arrastra ya a la comunidad científica.
– Se han levantado incontables discusiones bizantinas de las que no escapan ni los investigadores especializados. No obstante, encuentro un mal planteamiento: El final de la cuenta larga no es el fin del mundo, es el inicio de un nuevo momento. El mundo no se acaba, es el tiempo el que se gastó y se tiene que renovar. Tiene que empezar de nuevo la cuenta larga.

“Ya pasamos el final del milenio, aunque hicimos mal la cuenta. Ahora estamos discutiendo 2012, pero falta el 2027 y ninguno de los colegas lo ha mencionado… Es buscarle tres pies al gato, que no está mal, pero de repente se nos va de las manos, le hemos dado una importancia desmesurada en términos científicos, cuando los gobernantes mayas estaban más preocupadas por decir voy a cumplir años en el trono y quiero que los dioses me den su beneplácito”, concluye el epigrafista maya.”

Fuente: http://www.inah.gob.mx/index.php/reportajes/5437-2012-la-obsesion-por-el-tiempo

Anuncios